Post

¿No te desagrada el olor del pescado podrido?

Podrías tener esta mutación genética


Lucy, el personaje de Drew Barrymore en la película 50 First Dates, no solo dejó huella en nuestros corazones por su sentido del humor, sino también por su exótico gusto por el olor a pescado.

Aunque el olor del mar resulta delicioso para la mayoría, los productos extraídos de este, como los pescados y los crustáceos, no necesariamente huelan tan bien. De hecho, conforme pasa el tiempo y se hacen menos frescos, el olor puede llegar a ser bastante desagradable.

Y aunque taparse la nariz ante un olor a pescado podrido puede ser la seña habitual entre los humanos, existen sus excepciones. Según las investigadoras Rosa Gisladottir y Kari Stefansson de deCODE Genetics en Reykjavik, algunas personas portan una variante genética que puede hacerlas percibir el olor a pescado podrido como el de un caramelo.

El nuevo estudio consistió en buscar variantes genéticas que incluyeran en la percepción del olor entre más de 11,000 personas en Islandia. Los investigadores rastrearon el ADN de los participantes y les pidieron que olieran una variedad de aromas, entre los que se incluyeron el regaliz, la canela y el pescado. Luego, tuvieron que identificar el olor en cuestión y calificar su intensidad y agrado.

Tras analizar las respuestas y comparar el ADN de los participantes, los investigadores descubrieron que había una variante genética que parecía influir en la forma en que ciertos individuos perciben los olores.

La mutación se observó en un gen que codifica un receptor de olor específico en la cavidad nasal de los humanos. Esto afecta la capacidad de percibir un compuesto que produce el pescado en mal estado, responsable de su olor nauseabundo (no para todos).

Pescado con olor a caramelo, papas o rosas

Algunas personas con la mutación no pudieron detectar el olor a pescado en lo absoluto. Lo más curioso es que esta peculiaridad no se limita a impedirles percibir el olor desagradable de los pescados fermentados: incluso puede llegar a agradarles.

Las personas con la mutación informaron que el olor del pescado era menos intenso y menos desagradable. También lo asociaron con los mariscos y otros productos que están muy lejos de parecérsele, como las papas, el caramelo o las rosas.

En cuanto a los otros olores, como el regaliz o la canela, los participantes con la mutación genética también solían encontrarlos más agradables que los individuos que no las portaban.

Sin lugar a dudas, un hallazgo muy interesante que puede explicar por qué algunas personas tienen un olfato más delicado que otras. ¿Sería este el caso de Lucy al oler las manos de Henry?

Referencia:

Can’t smell stinky fish? It might be in your genes. https://www.nature.com/articles/d41586-020-02832-1

Fuente: TekCrispy


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Internacional

Cáncer de mama

Internacional

19 de agosto Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

Internacional

Semana Mundial del Agua

Internacional

Nacho y Greeicy fueron premiados con un disco de platino