Post

Los lápices sustentables

que ayudan a evitar la deforestación


Más del 40% de la madera cortada en el mundo se utiliza para la producción de papel y requiere la tala de millones de árboles y el uso de miles de litros de agua. El área forestal mundial continúa disminuyendo, y nuestro planeta perdió 178 millones de hectáreas de bosque desde 1990, asegura un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Sin embargo, la tasa de pérdida neta de bosque disminuyó sustancialmente durante las últimas dos décadas debido a una reducción en la deforestación en algunos países con acciones estatales y privadas.

Desde ONU Ambiente afirman que todos los ciudadanos del mundo deben tomar acciones inmediatas para cuidar los bosques y proteger la biodiversidad de cada zona. Considerando esto, un proyecto nacido en Bowen, General Alvear, de la mano de dos jóvenes hermanos podría ser uno de los muchos emprendimientos sustentables que hay en el mundo y el único en su tipo en Latinoamérica que ayuden a evitar la deforestación.

Lápices ecológico made in Mendoza

Dagma (26)  y Matías Miranda (24) son los menores de 10 hermanos nacidos en el seno de una familia de trabajadores. Juana Gallardo (ama de casa) y Horacio Miranda (albañil) comenzaron a trabajar desde que eran adolescentes y cuando formaron una familia, enseñaron a sus 10 hijos todo lo necesario para ser personas de bien. Los dos más pequeños fueron los únicos que tuvieron la posibilidad de tener estudios universitarios y no desaprovecharon ninguna oportunidad para crecer y aprender.

De esta manera, lo que surgió como un trabajo para que Matías aprobara una materia en el terciario – es  técnico en Gestión Ambiental-, luego se convirtió en el tema de tesis para que Dagma se recibiera de licenciada en Gestión de Negocios. Hoy, estos dos jóvenes alvearenses son los responsables de un proyecto que muchos quieren imitar pero que tiene sello mendocino para siempre: Suyana, lápices de papel reciclado.

Matías eligió para su trabajo el papel porque “es el que se genera con mayor facilidad y el que más se recupera”, según indicó el joven quien junto a su hermana crearon este producto de triple impacto al que denominaron Suyana, que significa “esperanza” en quechua.

Así, se abastecieron de todo tipo de papel de la planta de Residuos Sólidos Urbanos de General Alvear y crearon estos lápices artesanales, que tienen la misma durabilidad que uno de madera y se les puede sacar punta como a cualquier otro lápiz. Los hermanos Miranda comentaron que con dos hojas de diario se realizan unos ocho lápices aproximadamente.

La elaboración de estos lápices no es tarea sencilla. Los jóvenes recopilan los resiudos -papeles que ya no se utilizan-, los seleccionan, desinfectan y proceden a cortar a una medida justa para luego insertarles el grafito y comenzar a enrollar.

“Una vez que el lápiz queda formado, se coloca en una estanterías hasta que se sequen a la luz solar y, posteriormente, se pasa al pulido y empaquetado”, detalló Matías, quien aseguró que cuando tienen grandes pedidos toda la familia colabora en la elaboración, aunque este año debido a la gran demanda y a la buena aceptación entre los argentinos pudieron contratar a una persona para que los ayude y abrir varios puntos de ventas en diferentes provincias.

Los jóvenes están muy agradecidos con su familia porque los han apoyado incondicionalmente y también con el municipio de Alvear y el Gobierno de la provincia ya que les han brindado asesoramiento y la posibilidad de acceder a subsidos para poder posicionarse como uno de los emprendimientos sustentables modelos en América del Sur.

Así, el fin de Dagma y Matías con Suyana es generar un consumo responsable, cuidar el planeta y dejarles un mundo más sano a las futuras generaciones. 

Fuente: El Sol


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Internacional

19 de agosto Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

Internacional

Semana Mundial del Agua

Internacional

Nacho y Greeicy fueron premiados con un disco de platino

Internacional

Amazonia en llamas