Post

Italia descubre su paciente 1 de Covid

Un niño de cuatro años en noviembre de 2019


Se abre un nuevo escenario sobre el inicio de la pandemia del Covid en Italia. Ha aparecido el caso de un niño infectado con el coronavirus en noviembre de 2019, es decir, tres meses antes de que oficialmente comenzará la pandemia en este país: Hasta ahora, se localizaba al paciente 1 en el municipio de Codogno (Lombardía), descubierto el 20 de enero 2020.

El nuevo descubrimiento se realizó analizando el test orofaríngeo de un niño de cuatro años que llegó a la sala de urgencias de Milán el 30 de noviembre de 2019 con fiebre persistente, síntomas respiratorios y episodios de vómitos. La aparición de manchas en la piel del niño llevó a los médicos a realizar el test para identificar el sarampión. En cambio, el análisis de la prueba en el niño a posteriori por los investigadores milaneses confirmó que se trataba de Covid-19, una enfermedad aún desconocida en ese momento pero que ya comenzaba a dispararse en Italia, en particular en Lombardía, semanas antes de enero.

Lo ha demostrado un estudio del Laboratorio de Vigilancia del Sarampión de la Universidad Estatal de Milán, coordinado por la profesora de higiene Elisabetta Tanzi y publicado en la revista Emerging Infectious Diseases. «Es un resultado que revoluciona el conocimiento sobre la propagación espacio-temporal del nuevo coronavirus», afirma el estudio.

El decano de la facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Milán, Gianvincenzo Zucotti, encargado de hacer públicos los resultados, ha explicado que los síntomas del niño comenzaron el 21 de noviembre de 2019: la tos y la rinitis fueron los primeros síntomas. Nueve días después llegó a urgencias con síntomas respiratorios y vómitos. Finalmente, el 1 de diciembre de 2020, la erupción similar al sarampión obligó a los médicos a realizar un test orofaríngeo. Tras confirmarse que padeció coronavirus, el niño viene considerado a partir de ahora como paciente 1. Se destaca también que no había estado en el extranjero con sus padres, por lo que los investigadores coinciden en que se trataba de un caso de transmisión local.

El estudio de la Universidad Estatal de Milán concluye que antes de que llegara esta confirmación del covid en el niño se había planteado la hipótesis de que el virus había estado circulando sin ser molestado durante algún tiempo, dado el impacto brusco y repentino con el que se manifestó la pandemia. Cabe destacar a este respecto que no es la primera vez que un estudio demuestra la presencia del virus Sars-Cov-2 antes de enero del 2020 en Italia. La investigación más importante se llevó a cabo por el Instituto Superior de Sanidad (ISS), demostrando que «en las aguas residuales de Milán y Turín ya había rastros del virus SARS-CoV-2 en diciembre de 2019». Un descubrimiento que también ha sido confirmado por otros estudios internacionales.

Noticias como las del estudio de la Universidad estatal de Milán motivan que China presione para cambiar la historia del origen del Covid-19, situando los inicios de la enfermedad fuera de las fronteras nacionales chinas. Según informa el diario italiano «La Repubblica», «China está construyendo una campaña de desinformación cuyo objetivo es enturbiar aún más las aguas». Para ello, Pekín utiliza algunos hechos y omite otros, instrumentalizando estudios y declaraciones de científicos extranjeros. «Todo para apoyar una hipótesis que es posible en teoría –añade La Repubblica- pero que la comunidad científica considera poco fiable el decir que el virus no nació en China».

Para Pekín, la fecha de inicio de la epidemia sigue siendo siempre la misma: diciembre. Aunque existe un documento confidencial, revelado por los medios, que evidencia un caso a mediados de noviembre. Una investigación inglesa, reconstruyendo las mutaciones genéticas, sitúa la primera infección entre octubre y diciembre, con gran probabilidad en China. El corresponsal del diario italiano en Pekín, Filippo Santelli, destaca que China traslada a Italia la pista en el origen del virus, para «descargarse de toda responsabilidad en el manejo de la primera fase de la enfermedad».

«El objetivo de China no es llegar a una conclusión ni acusar explícitamente a países extranjeros –concluye Santelli-. A Pekín le interesa utilizar la incertidumbre científica para desmentir la hipótesis más probable, la que dice que el virus se originó en China, y acreditar una de la que no tiene evidencia, como es la de que se originó en otro lugar». El último paso de la estrategia de Pekín se ha visto hace pocos días, cuando el diario nacionalista chino «Global Times» publicó una investigación titulada «¿Es posible que los alimentos congelados importados hayan desencadenado la infección en Wuhan?». La respuesta oficial ha sido, con citas de varios científicos locales: «Falta evidencia, pero no se puede descartar».

Fuente: ABC


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Internacional

19 de agosto Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

Internacional

Semana Mundial del Agua

Internacional

Nacho y Greeicy fueron premiados con un disco de platino

Internacional

Amazonia en llamas