Post

Un grito sin contexto nos transmite miedo

Sin importar qué emociones lo produzcan


Nuestra forma de comunicación verbal es uno de los rasgos que nos distinguen como especie entre todas las demás que habitan este planeta. Claramente, el diseño de un lenguaje con signos y símbolos no ha permitido llevar el intercambio de información a otro nivel. Pero, entonces… ¿cuándo este contexto dado por la palabra –o a veces por el lenguaje corporal– no está, igual somos capaces de interpretar qué emociones transmite algo tan icónico como un grito?

Otras investigaciones ya han demostrado que, al igual que otros elementos comunicativos de los humanos, los gritos humanos son particularmente distintivos. Por este motivo, también forman parte de nuestros procesos naturales de intercambio de información.

Ahora, una investigación publicada en PeerJ – Life & Environment busca medir qué tanta es realmente nuestra capacidad de entender las emociones tras un grito cuando a este se le despoja de contexto. Con el estudio, los autores Jonathan W. M. Engelberg, Jay W. Schwartz y Harold Gouzoules descubrieron que este cambio modificaba significativamente la forma en la que interpretábamos el sonido.

Un gripo puede llevar detrás un gran abanico de emociones que podrán interpretarse según el contexto. En situaciones de estrés, un grito fácilmente podría ser fruto del miedo, la ira, la frustración, el dolor o hasta la tristeza. En otros escenarios, iluminados bajo una luz más positiva, los gritos podrían derivar de otras emociones como la sorpresa o la felicidad.

Claramente, al tomar el compendio de señales que nos ofrece el ambiente, así como la actitud corporal y expresión facial de una persona, los humanos somos capaces de identificar en cuestión de segundos qué emoción es la protagónica en el grito. Ahora, cuando se deja esta tarea solo a nuestros oídos, la situación se vuelve un poco más compleja.

Para llevar a cabo la investigación, los científicos se enfocaron en seis emociones: miedo, ira, sorpresa, dolor, frustración, tristeza y felicidad. Luego, reclutaron a 182 voluntarios que escucharon con auriculares 30 gritos de películas. Cada uno de estos estaba asociado a alguna de las emociones ya mencionadas.

“En gran medida, los participantes del estudio fueron bastante buenos para juzgar el contexto original de un grito, simplemente escuchándolo a través de auriculares sin ninguna pista visual. (…) Pero cuando los participantes escucharon los gritos de felicidad emocionada, tendieron a juzgar la emoción como miedo. Es un hallazgo interesante y sorprendente”, dijo Gouzoules, profesor de psicología en la Universidad de Emory.

Debido a esta situación, queda claro que un grito de felicidad o uno de miedo, despojados de contexto, terminan reflejándose fonéticamente, aunque provengan de dos emociones totalmente distintas. En otras palabras, ambos gritos parecen compartir la mayoría de sus características acústicas.

¿Por qué la falta de contexto nos impide leer bien las emociones en un grito?

A pesar de que el estudio no estuvo enfocado en encontrar los porqués, los investigadores igualmente propusieron algunas posibilidades a considerar. Por ejemplo, según estos, la relación fonética del grito y la percepción de emociones como el miedo por sobre la alegría podrían tener sus raíces en la evolución.

“Los primeros gritos de los animales probablemente fueron en respuesta a un ataque de un depredador (…) [Por otro lado] En algunos casos, un sonido repentino y agudo puede asustar a un depredador y permitir que la presa escape”, comentó Gouzoule.

Este detalle muestra que los gritos de miedo eran un mecanismo vital para la supervivencia. De allí que entonces nuestro cerebro, al enfrentarse sin contexto a un grito de felicidad –pero con características auditivas similares al miedo– automáticamente lo clasificará como miedo, debido a que se estaría activando momentáneamente un antiguo reflejo de supervivencia.

“Nuestro trabajo entrelaza el lenguaje y la comunicación no verbal de una manera que no se había hecho en el pasado. (…) Probablemente es el lenguaje el que nos da esta capacidad para tomar una vocalización no verbal y discernir una amplia gama de significados, dependiendo de las señales acústicas”, concluye Gouzoules a modo de reflexión final.

Esto explicaría por qué cuando hay un contexto verbal o visual, los gritos de alegría no nos hacen pensar en miedo.

Referencia:

The emotional canvas of human screams: patterns and acoustic cues in the perceptual categorization of a basic call type: https://doi.org/10.7717/peerj.10990

Fuente: TekCrispy

https://www.tekcrispy.com/2021/03/31/grito-sin-contexto-transmite-miedo-emociones/


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Internacional

19 de agosto Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

Internacional

Semana Mundial del Agua

Internacional

Nacho y Greeicy fueron premiados con un disco de platino

Internacional

Amazonia en llamas