Post

Las monedas y billetes de los países

¿Qué nos pueden decir sus caras?


Adornado con lemas, emblemas e imágenes históricas, el dinero es uno de los símbolos más tangibles de la identidad de una nación. A medida que evoluciona esa identidad, también lo hace el diseño de las monedas y billetes del país, y el proceso puede resultar complicado.

Ese ha sido el caso en Estados Unidos con un plan para convertir a la abolicionista Harriet Tubman en el rostro del billete de 20 dólares, en sustitución del ex presidente estadounidense Andrew Jackson. Aunque el Tesoro de los Estados Unidos esperaba emitir el diseño a tiempo para el centenario del sufragio femenino en 2020, el plan languideció bajo el presidente Donald Trump, quien lo había criticado como “corrección política”. Ahora, sin embargo, la administración de Joe Biden ha anunciado que seguirá adelante con el rediseño.

Pero, ¿cómo determinan los países los retratos de quién debe aparecer en su moneda y qué nos dice sobre su pasado?

En 1866, estalló la controversia cuando el Tesoro de los Estados Unidos emitió un billete de cinco centavos con el retrato de Spencer Clark, el primer jefe de lo que ahora se conoce como la Oficina de Impresión y Grabado. Clark no era del agrado de algunos miembros del Congreso, quienes lo habían acusado años antes de fraude e “inmoralidad grave”. (Un comité del Congreso desestimó los cargos).

Tras la indignación pública, el Congreso aprobó una ley el 7 de abril de 1866 que prohibía representar el “retrato o semejanza de cualquier persona viva” en la moneda del país. La ley estadounidense todavía prohíbe el uso de imágenes de personas vivas en la actualidad, e incluso las monedas conmemorativas en honor a un presidente anterior no se pueden emitir hasta dos años después de la muerte del presidente.

En la era moderna, el país ha celebrado principalmente a ex presidentes y padres fundadores en su moneda, con retratos de George Washington, Thomas Jefferson, Abraham Lincoln, Alexander Hamilton, Ulysses S. Grant y Benjamin Franklin adornando sus billetes.

Los billetes de Bosnia y Herzegovina llevan las imágenes de los escritores famosos del país, pero esa decisión fue impulsada más para evitar conflictos que por la admiración literaria. En 1995, los Acuerdos de Dayton pusieron fin a años de guerra civil en Bosnia y crearon un solo estado con dos partes, la República Serbia y la Federación Croata-Bosnia de Bosnia y Herzegovina.

De manera similar, la nueva nación tendría una moneda única, el marco convertible bosnio, pero emitiría dos versiones de cada denominación para reflejar la identidad cultural de cada lado. Sin embargo, los billetes todavía tenían que ser cohesivos y las presentaciones iniciales fueron rechazadas por violar ese requisito, incluido un diseño controvertido con el héroe serbio Gavrilo Princip, famoso por desencadenar la Primera Guerra Mundial al asesinar al archiduque austrohúngaro Franz Ferdinand.

Los debates sobre el diseño de los billetes se prolongaron durante tanto tiempo que el banco tuvo que emitir cupones cuando abrió en 1997, según el economista estadounidense Warren Coats, quien ayudó a establecer el banco. Al final, las dos partes acordaron utilizar retratos de escritores, e incluso encontraron algo en común, ya que ambos seleccionaron al novelista Meša Selimović para sus notas de cinco puntos. Desde ese entonces, ese billete ha sido descontinuado, pero en el año 2002, el país creó un nuevo billete de 200 marcos con el escritor ganador del Premio Nobel Ivo Andric.

El diseño de los billetes de Nueva Zelanda ha sido “una prueba de fuego involuntaria de la cambiante imagen de sí misma de Nueva Zelanda” desde que comenzó a emitir moneda en 1934, según el historiador Matthew Wright. Los primeros billetes del dominio británico reflejaban una identidad dividida, con motivos tanto británicos como locales. La primera serie mostraba un retrato del rey maorí Tawhaio, cuya imagen fue reemplazada en 1940 por la del capitán James Cook, el explorador británico que “descubrió” (llegó a) Nueva Zelanda.

Esta se convirtió en una nación autónoma en 1947; sin embargo, en 1967, más de 20 años después, todavía estaba orgullosa de su asociación con Gran Bretaña. La reina Isabel II desplazó a Cook en todas las denominaciones.

Sin embargo, a finales del siglo XX, Nueva Zelanda había comenzado a considerarse una nación diversa y soberana. En 1991, cinco años después de obtener la independencia legal total de Gran Bretaña, Nueva Zelanda eliminó a la Reina de todos los billetes menos en el de $20 y la reemplazó con reconocidos neozelandeses, incluida la líder del sufragio femenino Kate Shepperd, el alpinista Sir Edmund Hillary, el líder político y cultural maorí Sir Apirana Ngata y el físico ganador del Premio Nobel Ernest Rutherford, quienes todavía adornan los billetes.

Al igual que Nueva Zelanda, la evolución de los billetes de Sudáfrica refleja el ajuste de cuentas del país con su historia colonial. En 1961, emitió sus primeros billetes después de independizarse de Gran Bretaña. Sin embargo, en homenaje a sus comienzos coloniales, cada billete tenía un retrato de Jan van Riebeeck, un explorador holandés que en 1652 fundó la estación comercial que se convertiría en Ciudad del Cabo.

Van Riebeeck siguió siendo el rostro de la moneda de la nación durante tres décadas. Sin embargo, en 1992, mientras Sudáfrica luchaba por desmantelar su sistema de apartheid racista, finalmente fue reemplazado por sus icónicos “cinco grandes” animales: el rinoceronte, el elefante, el león, el búfalo del Cabo y el leopardo, que se consideraron más representativos de (y aceptable para) sudafricanos.

Veinte años después, Sudáfrica hizo otro gran cambio. En el año 2012, el país presentó nuevos billetes con el primer presidente negro y activista anti-apartheid del país, Nelson Mandela. “La moneda de un país es un componente fundamental de su identidad nacional”, dijo el gobernador del Banco de la Reserva de Sudáfrica, Gill Marcus, y explicó que el nuevo diseño “refleja el orgullo de Sudáfrica como nación”. Mandela sigue siendo el rostro de la moneda sudafricana y en el 2018 el país incluso emitió una serie conmemorativa de billetes que representan escenas de la vida de Mandela para celebrar el centenario de su nacimiento.

El billete de 200 pesos de República Dominicana rinde homenaje a tres hermanas que organizaron un movimiento de resistencia contra el dictador Rafael Trujillo y cuyo asesinato inició una revolución.

Después de llegar al poder en 1930, Trujillo gobernó sin piedad la República Dominicana. Encarceló, torturó o asesinó a cualquier persona que habló en contra de él. En la década de 1950, las hermanas Mirabal, Patria, Minerva y María Teresa, se convirtieron en líderes del movimiento de resistencia que buscaba acabar con el brutal régimen. Trujillo las arrestó y encarceló en repetidas oportunidades antes de que, finalmente, ordenara su asesinato el 25 de noviembre de 1960.

El régimen de Trujillo terminó un año después con su asesinato, pero pasarían décadas antes de que el gobierno aceptara a las hermanas Mirabel (también conocidas como Las Mariposas) como héroes nacionales. A pesar de que en la década de 1980 obsequiaron brevemente una moneda de 25 centavos, las hermanas Mirabel se convirtieron en el rostro del billete de 200 pesos en el año 2007. La ONU también ha designado la fecha de su asesinato como el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Fuente: National Geographic

https://www.nationalgeographicla.com/historia/2021/03/que-nos-pueden-decir-las-caras-de-una-moneda-sobre-un-pais


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Internacional

19 de agosto Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

Internacional

Semana Mundial del Agua

Internacional

Nacho y Greeicy fueron premiados con un disco de platino

Internacional

Amazonia en llamas