Post

Migración de los dinosaurios

¿Es posible que desplazaran rocas en sus estómagos al migrar?


Un equipo de investigadores descubrió una serie de rocas de grano fino en un campamento de investigación de campo en Wyoming cuyo origen parecía muy controvertido. Cuatro años después, parecen haber dado con la respuesta a esta gran interrogante: las rocas provienen de una formación en el sur de Wisconsin rica en restos de dinosaurios.

Esta formación se ubica a unas 1,000 millas del lugar en el que el equipo encontró las rocas, lo cual también fue motivo de investigación. Los resultados de esta, publicados en la revista Terra Nova, sugieren que los dinosaurios de cuello largo pudieron haberlas desplazado en sus entrañas durante el tiempo que habitaron la región.

Los dinosaurios de cuello largo, conocidos científicamente como saurópodos, medían más de 100 pies y pesaban más de 40 toneladas. Y, al igual que muchas aves y reptiles en la actualidad, tiempo atrás estas enormes criaturas tragaban regularmente rocas conocidas como gastrolitos.

Se cree que estas cumplen la función de ayudarlos en el proceso de digestión, lo cual parece una explicación muy lógica a las texturas suaves y forma redonda que las caracterizaba. Pero a los investigadores les llamó la atención la larga distancia que estas parecían haber recorrido entre el lugar en que las encontraron y el de su origen.

Y es que estas rocas yacían en lutitas que datan de la era jurásica, específicamente en una formación rocosa llamada Morrison en la que abundan los fósiles de dinosaurios. Lo curioso es que, contra sus expectativas, cerca de estos gastrolitos no había restos de las criaturas que, en teoría, los llevaban en su estómago.

Esto los llevó a pensar en la posibilidad de que las rocas llegaron al sitio de Wyoming de otra forma, pero antes de darlo por hecho, hicieron un análisis riguroso a las muestras. Los investigadores trituraron las rocas para recuperar los cristales de circón contenidos en el interior y fecharlos para conocer más sobre su historia.

Así descubrieron que en los cristales de circón dentro de los gastrolitos examinados los espectros de edad eran distintos; sin embargo, estos, junto a otras características como el color, la textura y la composición, coincidían con las de las rocas que yacían al sur de Wisconsin.

De allí surgió una hipótesis que conjugaba las anteriores: puede que las rocas fueran ingeridas por los dinosaurios en algún lugar del sur de Wisconsin y luego transportadas a Wyoming en sus vientres.

Esta conclusión implica actualizar algunos de los datos documentados hasta ahora sobre los saurópodos. De resultar así, estos dinosaurios caminaron cientos de millas más de las que habían reportado estudios previos sobre sus migraciones, desplazando las rocas en sus entrañas.

En su artículo explican que estos recorridos tan prolongados pudieron ser motivados por los cambios de estación, que se sabe que pueden impulsar migraciones para buscar agua y alimento. Y, siendo tan grandes, los dinosaurios de cuello largo probablemente necesitaron grandes cantidades de estos estos recursos para mantenerse con vida.

“Los saurópodos crecieron rápidamente para alcanzar sus tamaños incomparables, a la par con las tasas de crecimiento de los grandes mamíferos en la actualidad”, dijo Michael D’Emic, paleontólogo de vertebrados de la Universidad Adelphi en Nueva York y coautor del estudio.

“Esto significa que sus necesidades calóricas eran inmensas, por lo que, dados los entornos altamente estacionales en los que vivían, no es sorprendente que hubieran tenido que migrar largas distancias en busca de comida”.

Para los autores, la explicación detrás de la larga distancia que separa a estas rocas es la migración de los dinosaurios, específicamente de los saurópodos. Puede que estas fueran ingeridas en el continente medio Laurentino y posteriormente transportadas en sus tripas al sitio de deposición.

“Realmente no ha habido un estudio como este antes que sugiera una migración de dinosaurios a larga distancia utilizando esta técnica”, dijo el investigador Joshua Malone. “Por lo que fue un momento realmente emocionante para nosotros”.

Sin embargo, otros científicos mantienen su escepticismo y dicen que aún no hay suficiente evidencia como para dar por hecho que esta es la respuesta verdadera. Por ejemplo, para el geólogo y paleontólogo de vertebrados de la Universidad Martin Luther de Halle-Wittenberg en Alemania, Oliver Wings, esta es apenas una entre varias posibilidades, como indica su comentario en un artículo en The New York Times.

Referencias:

Jurassic dinosaurs on the move: Gastrolith provenance and longdistance migration. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/ter.12522

These Rocks Made a 1,000-Mile Trek. Did Dinosaurs Carry Them? https://www.nytimes.com/2021/04/09/science/dinosaurs-gastroliths-bellies.html

Fuente: TekCrispy

https://www.tekcrispy.com/2021/04/12/dinosaurios-rocas-estomagos/

 


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Internacional

19 de agosto Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

Internacional

Semana Mundial del Agua

Internacional

Nacho y Greeicy fueron premiados con un disco de platino

Internacional

Amazonia en llamas