Post

¿Qué sirven las cadenas de comida rápida?

¿Estamos comiendo atún de verdad?


Las demandas son un tema complejo en los países desarrollados, pero ciertamente útiles para introducir mejoras, tanto en el sistema legal, como en diferentes industrias que se aprovechan de los vacíos legales para generar ingresos. Como ejemplo, las cadenas de comida rápida, que a pesar de ser tan exitosas, siguen siendo muy criticadas por mentir sobre el origen de sus productos. Un buen ejemplo de ello es la demanda contra Subway por su sándwich de atún.

¿Es realmente atún los que nos venden en su sándwich?

En enero de 2021, dos clientes de Subway demandaron a la cadena de comida rápida alegando que lo que servían dentro de su sándwich era “cualquiera cosa menos atún”; asimismo, los acusaron de incluir “varios brebajes que no constituyen atún”. A su parecer, el sándwich era un intento de “capitalizar el precio superior que los consumidores están dispuestos a pagar por el atún”.

La historia parece una locura en medio del contexto histórico actual, pero la compañía se pronunció al respecto negando, por supuesto, todas las acusaciones. Los portavoces de Subway aseguraron que sándwich incluía 100 por ciento atunes y que este tipo de demandas infundadas buscaban dañar la reputación de sus productos. Citamos:

“Subway entrega atún 100% cocido a sus restaurantes, que se mezcla con mayonesa y se usa en sándwiches, wraps y ensaladas recién hechos que se sirven y disfrutan nuestros huéspedes. El sabor y la calidad de nuestro atún lo convierten en uno de los productos más populares de Subway y estas acusaciones infundadas amenazan con dañar a nuestros franquiciados, propietarios de pequeñas empresas que trabajan incansablemente para mantener los altos estándares que Subway establece para todos sus productos, incluido el atún”.

En vista de ello, el New York Times envió el atún de Subway a un laboratorio de análisis de alimentos para obtener respuestas. Sorprendentemente, estos parecían favorecer a los demandantes: el ADN de atún en las muestras enviadas era “no amplificable”.

Sin embargo, las opiniones de expertos y la investigación más detallada del caso cambió el ritmo de la historia drásticamente. En junio de este año, el veredicto fue que, en realidad, los resultados arrojados por dicho análisis no confirmaban si había o no ADN de atún en las muestras.

Pero, si se supone que venden un producto afirmando que es 100 por ciento lo que es, ¿cómo es que un laboratorio no puede confirmarlo? Para desilusión de los más amarillistas, hay varias explicaciones más allá de que la empresa miente sobre la calidad de su producto.

Cuando un organismo muere, empieza a dañarse por efecto de los factores ambientales. Por ejemplo, puede romperse; y si está adentro o mezclado con algo más, las células comienzan a degradarse muy lentamente. Pero, pese a la lentitud, cualquier daño que experimente el ADN puede representar un obstáculo para los científicos interesados en determinar qué es.

Para analizar las muestras de atún, el procedimiento sería aislar el ADN, amplificarlo y compararlo con una muestra de ADN de referencia. Es decir, el laboratorio habría necesitado una serie de muestras de control confirmadas como atún real cubiertas con mayonesa.

Karen James, ecologista molecular de la Universidad de Maine, dice que en el mejor de los casos, este sigue siendo un proceso desafiante. En el caso del atún del sándwich de Subway, aún más, ya que este ha pasado por mucho procesamiento.




“No estoy diciendo que la empresa de pruebas no haya hecho estas cosas”, dice James. “Pero no nos dijeron nada de esto en el artículo del New York Times. Entonces, en ausencia de esa información, solo tiene que concluir que no lo sabemos. Sabes, muy bien podría haber sido atún”.

Desde entonces, los demandantes han cambiado drásticamente los argumentos de su demanda contra Subway. Las afirmaciones iniciales que podían en duda la veracidad del atún se convirtieron en acusaciones de que el pez era objeto de pesca poco sostenible.

Y aunque esta base sea totalmente distinta a la anterior, con el interés actual por el cuidado y respeto de las especies marinas, también resonó. Y es que, de ser así, podría conllevar otros problemas, como el etiquetado incorrecto de productos de mar, a los que muchas personas son alérgicas.

Como ejemplo, un estudio que reveló que 47 por ciento del sushi servido en 26 restaurantes de Los Ángeles estaba mal etiquetado. Además de revelar una exposición masiva a riesgos de salud en niños, mujeres embarazadas y personas vulnerables, también destapó algunas prácticas de pesca que dañan el medio ambiente y afectan a ciertas especies.

Como es de esperar, la demanda contra Subway obtuvo una amplia atención, lo que podría molestar a muchos que tienen los intereses de por medio. Pero, de forma irónica, nos recuerda cuán importante es interesarnos por el origen de lo que consumimos.

Por el momento, Subway afirma que solo vende atún “procedente de pesquerías con niveles de stock no amenazados”. Ahora solo queda esperar que se compruebe.

Referencia:

The Big Tuna Sandwich Mystery. https://www.nytimes.com/2021/06/19/style/subway-tuna-sandwich-lawsuit.html

 

Fuente:

https://www.tekcrispy.com/2021/07/05/atun-real-demanda-subway/

 

carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Internacional

¿Pueden los microorganismos ayudarnos a alimentar mejor a la población mundial?

Internacional

5 peligros del uso de los fuegos artificiales

Internacional

Charles Chaplin

Internacional

Grano de café venezolano triunfa en I Subasta Virtual