Post

¿Qué es el virus Nipah?

¿Por qué es tan peligroso para los humanos?


El pasado 5 de septiembre, un niño de 12 años murió en Kozhikode, ciudad del estado Kerala en India, debido a una infección con el virus Nipah, un patógeno zoonótico proveniente de los murciélagos pero con una mortalidad mucho más elevada que la del coronavirus.

Al ser sumamente contagioso, el gobierno central indio envió a un equipo a Kerala para intensificar medidas de salud pública pues es probable que otras personas también lo hayan contraído.

Mientras tanto, un mundo que sigue luchando contra una pandemia se pregunta si este tiene el potencial de causar epidemias globales y sus consecuencias. Y aunque es pronto para hablar de ello, es necesario educar al público respecto a sus síntomas y vías de transmisión, que no son muy diferentes de las descritas para muchos de los patógenos a los que nos exponemos a diario.

¿Qué es el virus Nipah?

La infección que ha puesto en alerta a las autoridades indias es causada por un virus ARN de la familia Paramyxoviridae, género Henipavirus. Se le conoce como el virus Nipah, y la enfermedad que causa se denomina encefalitis por NiV.

El nombre coincide con el de la aldea en Malasia donde se detectó el primer caso y el primer brote, entre 1998 y 1999. El vecino país, Singapur, también se vio afectado. Para entonces, se registraron casi 300 infecciones y más de 100 muertos, y además se sacrificó un millón de cerdos para contener la propagación.

Hablamos de un virus zoonótico, lo que quiere decir que saltó a los humanos desde los animales en un proceso que se conoce como “desbordamiento” o “derrame“. Pero también tiene otras vías de transmisión, como los alimentos contaminados y el contacto de persona a persona.

La ciencia ha estado al tanto de que los murciélagos son reservorios de una amplia variedad de virus, y entre ellos está el NiV. En este caso, los murciélagos frugívoros del género Pteropus son los protagonistas, y también pueden transmitirlo a otros animales; entre ellos, cerdos, perros, gatos, cabras, caballos y ovejas.

Los humanos pueden contraer el virus Nipah si entran en contacto cercano con algún animal infectado, o con fluidos corporales que lo contengan, como la saliva o la orina. Y, por supuesto, una vez que un humano la contrae, puede transmitirla a otros por las mismas vías.



¿Cuáles son los síntomas de la infección con el virus Nipah?

Al igual que en otras infecciones virales, el NiV puede causar enfermedad de leve a grave, por lo que los síntomas pueden variar entre las personas. Por lo general, aparecen desde cuatro a dos semanas después de la exposición.

Los síntomas iniciales suelen ser fiebre y dolor de cabeza, los cuales pueden durar de tres días a un par de semanas. Dentro de este tiempo, los pacientes pueden experimentar también malestar respiratorio: tos, dolor de garganta y dificultad para respirar.

Los casos más graves se deben al progreso de la enfermedad a un cuadro de encefalitis, una inflamación del cerebro potencialmente letal. En el proceso, el paciente puede experimentar somnolencia, desorientación y confusión mental, y en cuestión de uno a dos días, progresar a un coma.

Si bien la muerte figura como la peor consecuencia, muchos de los sobrevivientes del virus Nipah continúan experimentando síntomas a largo plazo, probablemente como consecuencia de la inflamación cerebral. Los más comunes son convulsiones persistentes y, en algunos casos, cambios de personalidad.


Lo más preocupante es que se han registrado algunos casos de infecciones latentes en las que los pacientes vuelven a experimentar los síntomas meses o incluso años después de la exposición al patógeno, una dinámica comparable a la del virus del herpes.

Según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre el 40 y 75 por ciento de las infecciones con el virus de Nipah terminan en muerte. De hecho, la tasa de mortalidad de un brote ocurrido en 2018 en Kozhikode excedió el 90 por ciento, lo que lo convierte en un patógeno sumamente peligroso para los humanos.

Y aunque para la COVID-19, con una tasa de mortalidad estimada de 2 por ciento, ya existen algunos tratamientos efectivos y vacunas, para el virus de Nipah no los hay aún. Los pacientes infectados solo reciben atención médica de apoyo.

En ausencia de vacunas, la base de la prevención de la infección con el virus Nipah es la limpieza y desinfección profunda y rutinaria de las granjas de cerdos con detergentes adecuados. De este modo, se puede evitar que los trabajadores humanos resulten contagiados y propaguen el virus a otras personas.

Cuando hay sospechas de un brote, las instalaciones en cuestión, que por lo general contienen animales, deben ponerse en cuarentena. Sobre la base de experiencias previas, suele ser necesario sacrificar animales infectados y su entierro o incineración debe realizarse de la forma más cuidadosa posible.

Además, las autoridades locales deben mantener un sistema de vigilancia de la salud animal y de la vida silvestre de funcionamiento continuo. De este modo, se pueden detectar brotes a tiempo e incluso impedir su salto a los humanos.

Asimismo, se debe educar a las personas respecto a las vías de transmisión, que no son diferentes a las de muchos otros patógenos peligrosos, a fin de propiciar cuidados diarios.

Referencias:

Virus Nipah. https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/nipah-virus

Explained: A new Nipah outbreak in Kerala, and how lessons from Covid-19 might help in its containment. https://indianexpress.com/article/explained/nipah-outbreak-kerala-symptoms-treatment-coronavirus-7489944/

Fuente:

https://www.tekcrispy.com/2021/09/09/virus-nipah-peligroso-humanos/

 

 

carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Internacional

¿Pueden los microorganismos ayudarnos a alimentar mejor a la población mundial?

Internacional

5 peligros del uso de los fuegos artificiales

Internacional

Charles Chaplin

Internacional

Grano de café venezolano triunfa en I Subasta Virtual