Post

Laringitis

Inflamación de la laringe


La laringitis es la inflamación de la laringe, un órgano que no sólo nos posibilita respirar sino que nos permite emitir la voz. Te contamos las medidas a seguir para combatir sus molestos síntomas y superar la ronquera.

La laringe tiene una función fundamental: es el órgano por donde pasa el aire que inspiramos hacia los pulmones y el que espiramos desde los pulmones hacia el exterior. Además, las cuerdas vocales son las que nos permiten emitir la voz. La laringe humana es por lo tanto una estructura fundamental en nuestra evolución, al formar parte de nuestro sistema de comunicación en forma de lenguaje hablado. Lógicamente, también podemos sufrir problemas de salud en esta zona del cuerpo humano, como la conocida laringitis. ¿Quién no se ha quedado alguna vez afónico en invierno?

La laringe se puede inflamar como cualquier otra parte de la vía aérea, tanto por virus como por la acción de otros microorganismos. Los tóxicos ambientales inhalados accidental o voluntariamente, como el tabaco, también pueden provocar inflamación de la laringe. La ronquera y la disfonía –o incluso la afonía completa– son los síntomas más frecuentes de la laringitis.

La laringitis vírica es un proceso benigno y relativamente frecuente que se suele resolver solo en algunos días. Es raro que se llegue a complicar con una neumonía o que sea de origen bacteriano. La laringitis en los niños en forma de crup, con tos perruna y dificultad respiratoria, sí puede ser un proceso más grave cuyos signos de gravedad conviene saber identificar para consultar al médico en caso necesario.

Cuando la laringitis se hace crónica, extendiéndose más allá de las tres semanas, es cuando hay que buscar otras causas no víricas, como la exposición a irritantes, y corregirlas. Además, según los síntomas asociados es posible que haya que descartar otros procesos más graves que también pueden producir ronquera, como por ejemplo el cáncer de laringe de los fumadores. Evitar el tabaco, por lo tanto, es una medida fundamental para proteger nuestra laringe y nuestra salud en general.



La laringe es un órgano en forma de tubo que se constituye por cartílagos y tiene en su interior un revestimiento mucoso. Está entre la faringe (que es el tubo compartido entre la vía aérea y la digestiva) y la tráquea (que es la vía aérea que está a continuación de la laringe). En su interior están las cuerdas vocales. Está localizada en la parte anterior del cuello. Una parte del cartílago tiroides de la laringe se palpa por fuera claramente: la nuez.

La laringitis aguda casi siempre es debida a infecciones por virus respiratorios y suele aparecer asociado a cuadros catarrales de vías altas o después de haberlos padecido. Los virus respiratorios que producen laringitis son fundamentalmente el virus de la gripe, los virus parainfluenza, los adenovirus, los rinovirus y los coronavirus. A veces puede ser producida por una bacteria, como Moraxella catarrhalis o Haemophilus influenzae. Las laringitis víricas o parasitarias son anecdóticas.


La laringotraqueobronquitis aguda o crup es un cuadro característico de niños que también suele ser de causa vírica. Hasta hace unos años se distinguía entre el ‘crup verdadero’ o ‘crup membranoso’, debido a la difteria o la infección por Haemophilus influenzae tipo B, y el ‘falso crup’ de origen vírico. Hoy en día el término ‘crup’ hace referencia a cualquier laringotraqueobronquitis aguda.

También existen laringitis no infecciosas por causas irritativas. Forzar la voz o gritar mucho puede producir laringitis de forma aguda, si es de forma puntual. Los cantantes, locutores o profesores, o cualquier profesional que hable de forma continuada pueden acabar con irritación laríngea crónica y con síntomas persistentes de ronquera y disfonía.

Estar expuesto a gases, humo o sustancias químicas tóxicas como productos de limpieza o combustibles o los liberados en algunos procesos industriales pueden acabar provocando una laringitis de forma aguda que se puede hacer crónica.

También hay algunos fármacos, como los inhaladores utilizados en el tratamiento del asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, que ocasionalmente son un factor irritativo para la laringe.

El consumo excesivo de alcohol y el tabaco o el consumo fumado de otras sustancias tóxicas es otra causa irritativa de laringitis que igualmente puede ser aguda o cronificarse en el tiempo si no se retira el factor irritante.

El reflujo ácido gástrico si se padece de reflujo gastroesofágico, como sucede en una hernia de hiato, también es una causa de laringitis, habitualmente crónica.

Fuente:

carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Internacional

5 enfermedades infecciosas que están ganando la batalla

Internacional

5 peligros del uso de los fuegos artificiales

Internacional

Charles Chaplin

Internacional

Grano de café venezolano triunfa en I Subasta Virtual