Post

¿Qué es un dietista-nutricionista?

Alimentarnos bien es una de las grandes claves para gozar de buena salud


La alimentación es uno de los temas más de moda de los últimos años. Queremos comer mejor, cuidar nuestra alimentación, evitar el sobrepeso… pero, ¿recurrimos a los expertos adecuados en busca de dicha ayuda? Lo cierto es que, como toda tendencia, alrededor de todo lo que rodea a la nutrición no tardan en proliferar aquellos que divulgan sin tener conocimientos sobre ello. El marketing de las dietas milagro, y el pregonado “lo que me ha ido bien a mi” por parte de los influencers en las redes sociales ha hecho que los verdaderos profesionales pasen a veces a un segundo plano, es bueno recordar que cada 24 de noviembre se celebra el Día Mundial del Dietista.

Llevar una buena alimentación puede parecer algo sencillo en la teoría, pero que se complica bastante en la práctica. Cantidades suficientes de proteínas, minerales, carbohidratos…, dietas especializadas para deportistas profesionales o aficionados, embarazadas o con enfermedades, no es tarea fácil, pero por suerte existe la figura del dietista-nutricionista.

Para empezar, es importante definir concretamente qué es un dietista-nutricionista y la respuesta está en la Conferencia de Consenso del Perfil Profesional del Diplomado en Nutrición Humana y Dietética, que establece que “un dietista-nutricionista es un profesional de la salud, con titulación universitaria, reconocido como un experto en alimentación, nutrición y dietética, con capacidad para intervenir en la alimentación de una persona o grupo, desde los siguientes ámbitos de actuación: la nutrición en la salud y en la enfermedad, el consejo dietético, la investigación y la docencia, la salud pública desde los organismos gubernamentales, las empresas del sector de la alimentación, la restauración colectiva y social”.

Dietista clínico: realiza evaluaciones y diagnósticos nutricionales en personas sanas o enfermas, y durante todas las fases de la vida.

Desarrolla planes dietéticos personalizados para prevenir enfermedades o para tratarlas.



Propone el soporte nutricional en función de un diagnóstico médico, estado fisiológico, estilo de vida o edad. Trabaja junto a otros sanitarios para optimizar resultados en la salud del paciente.

Colabora con el entorno familiar para mejorar la adherencia al tratamiento frente a algunas enfermedades.

Dietista comunitario o de salud pública: elabora el manual de dietas en los hospitales, desarrolla y participa en programas de políticas alimentarias comunitarias y lleva a cabo planes de prevención de desnutrición.

Dietista en restauración colectiva: forma al personal que lo necesita en materia de seguridad alimentaria, planifica menús y valora el equilibrio nutricional de la oferta alimentaria.

Dietista en la industria: es el asesor en el proceso de creación de nuevos productos relacionados con la alimentación.

Dietista docente: aquel que imparte formación tanto en centros públicos como privados sobre temas relacionados con la nutrición, alimentación y la salud.

Dietista investigador: se integra en un equipo de investigación y desarrollo, potenciando el descubrimiento y análisis en el área de nutrición, alimentación y salud.


Ya hemos contado qué es un dietista-nutricionista, pero es importante también conocer qué no son, pues todavía existen muchos conceptos erróneos en la sociedad sobre ellos. Por ejemplo, según la web dedicada al Día Mundial del Dietista-Nutricionista, que tiene lugar casa 24 de noviembre, los dietistas-nutricionistas:

No son personas dedicadas a la estética: es erróneo relacionar a estos profesionales sanitarios con la operación bikini o con las dietas milagro, pues lo que se busca no es la estética en sí, sino la buena salud del paciente en todas las etapas de su vida, como infancia, adolescencia embarazo, lactancia, menopausia o en la tercera edad, así como en función de sus patologías o requerimientos en función de las actividades realizadas.

No recomiendan pastillas, ampollas… La base de todo estará en la alimentación, y concretamente en productos que se pueden encontrar de manera fácil en mercados y supermercados.

No establece una dieta igual para todos: esto es importante, la dieta debe ser personal, no siempre sirve para otras personas. El dietista-nutricionista valorará la edad, peso, altura, hábitos alimentarios, económicos, culturales, patologías y preferencias alimentarias para desarrollar una dieta a medida para el paciente, explicándole paso a paso como adaptarla en su día a día.

No promete resultados a corto plazo: los dietistas-nutricionistas no pretenden que los pacientes con obesidad pierdan peso rápido, sino que su objetivo es que la persona modifique sus hábitos hacia unos más saludables, que le ayuden a perder peso, pero también a mantener esa pérdida y a prevenir las posibles patologías derivadas.

No establece alimentos buenos o malos: en realidad lo que hacen es enseñar a las personas qué cantidades y la frecuencia con la que se debe consumir cada grupo de alimentos, con el fin de mejorar la salud y la calidad de vida de las personas, sin restricciones ni sensación de hambre.

Manuel Moñino lo tiene claro, es recomendable acudir al dietista-nutricionista al menos una vez en la vida para aprender a comer. También si se está pasando por alguna enfermedad asociada a la alimentación –como celiaquía, diabetes, intolerancias o alergias, hipertensión arterial, cardiopatías, colesterol alto, cáncer, insuficiencia renal


Por otro lado, el experto de la Academia Española de Nutrición y Dietética aconseja que se cuente con el apoyo de estos profesionales en etapas clave de la vida, como en la adolescencia, embarazo, lactancia, postoperatorios, tercera edad, discapacidad o si se realiza algún deporte de élite, entre otros supuestos.

Si crees que no te encuentras en tu peso ideal también es una razón para acudir a la consulta del dietista-nutricionista, dejando a un lado las dietas milagro que resultan muy peligrosas para la salud y apostando por los grandes conocimientos de estos profesionales en materia de alimentación.

Si has llegado hasta aquí y te interesa conocer cómo puedes encontrar un dietista-nutricionista para ponerte en sus manos, Paloma Quintana nos explica que “puedes acudir a él en consulta privada, visitando la web personal y profesional de cada dietista-nutricionista o consultando a los colegios de cada comunidad. Encontramos este profesional en los distintos puestos mencionados, pero no en sanidad pública”.

Cada 24 de noviembre tiene lugar el Día Mundial del Dietista-Nutricionista, que se celebra por la necesidad de dar a conocer la figura de este profesional a la sociedad, según explican en la web dedicada a esta conmemoración anual. Además de informar del papel de este sanitario, también se pretende divulgar sobre los mitos y errores alimentarios, dar consejos nutricionales generales a la población para promover unos hábitos de vida saludables.

Este día es promovido y organizado por el Consejo General de Colegios de Dietistas-Nutricionistas de España con el objetivo de promocionar la profesión, promover la relación ciudadano-dietista, para que la población lo vea como un profesional cercano y apto para ayudarle en su alimentación diaria, y contribuir a la nutrición comunitaria y salud pública, lo que evitaría un gran número de patologías relacionadas con la alimentación.

Fuente:

https://www.webconsultas.com/curiosidades/que-es-un-dietista-nutricionista-y-que-no?utm_source=webconsultas&utm_medium=notificaciones&utm_campaign=curiosidades

 

carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Internacional

5 enfermedades infecciosas que están ganando la batalla

Internacional

5 peligros del uso de los fuegos artificiales

Internacional

Charles Chaplin

Internacional

Grano de café venezolano triunfa en I Subasta Virtual