Post

Zapatos de tacón alto

Ideal para el hombre o para la mujer


En la actualidad, los zapatos de tacón son atesorados, prácticamente, para el uso exclusivo de las mujeres,  los profesionales del calzado insisten en remarcar que no es lo mismo un ‘zapato de tacón’ que un ‘zapato con talón alto’, siendo esto último lo que suelen llevar algunos calzados masculinos (sobre todo en botas camperas).

Destacando, que los zapatos de tacón fueron usados por siglos en el Medio Oriente como el calzado para los jinetes. Al final del siglo XVI, el Shah Abbas I tenía la caballería más grande del mundo. El monarca deseaba establecer lazos con gobernantes en Europa Occidental con el fin de tener aliados a la hora de enfrentar a su mayor enemigo, el Imperio Otomano.

En efecto, por aquel entonces, y gracias a la reforma realizada, los soldados persas comenzaron a usar mosquetes y dejaron a un lado los arcos y las flechas. El hecho de llevar zapatos de tacón les procuraba estabilidad mientras galopaban y poder hacer uso de sus armas al mismo tiempo.

También, los zapatos al estilo persa fueron adoptados con mucho entusiasmo por aristócratas que buscaron tener una apariencia viril, una masculinidad que de repente sólo podía alcanzarse calzando zapatos de tacón. Una de las mejores maneras de tener estatus social era a través de costumbres imprácticas, y la clase alta siempre usó ropa poco práctica, incómoda y lujosa para anunciar su estatus privilegiado.

Por consiguiente, hubo un notable coleccionista de zapatos de la historia, la Imelda Marcos de esos días era indiscutiblemente Luis XIV de Francia, ya que para ser un gran rey, era muy bajo. Sólo medía 1,63 metros de altura y mejoraba su altura agregando 10 centímetros con sus zapatos de tacones, muchas veces decorados con escenas de batallas.

Sin duda, los tacones y las suelas siempre eran de color rojo, el teñido era caro y representaba un tono marcial. La moda rápidamente pasó a la Gran Bretaña y el rey Carlos II de Inglaterra en su coronación en 1661 se le representa calzando un enorme par rojo, con tacones estilo francés pese a que él medía 1,85 metros sin ellos. En la década de 1670 Luis XIV firmó un edicto donde solo los miembros de su corte podían calzar zapatos con tacones rojos. Pero en la práctica la alta sociedad calzaba zapatos de tacones no autorizados e imitaciones.

Es importante dar a conocer, que años después cuando explotó el movimiento intelectual de la Ilustración, llegó un nuevo respeto por lo racional y lo utilitario y un énfasis más importante en la educación que en los privilegios. La moda masculina giró hacia una ropa más práctica. En Inglaterra, la aristocracia comenzó a vestir ropa sencilla vinculada al trabajo. Fue el inicio de lo que ha sido denominado como la Renuncia del Gran Macho, lo que se tradujo en el abandono del uso de joyas, colores brillantes y telas ostentosas. Ahora llegaba una moda de colores oscuros, sobrios y homogéneos. La ropa de los hombres no funcionaba ya para definir una clase social y cuando estas fronteras entre clases comenzaron a ser más tenues en lo que respecta a la moda, las diferencias entre los sexos comenzaron a ser más pronunciadas.

Sin embrago, después de un tiempo los tacones arroparon a la femineidad en el momento en que los tacones volvieron usarse en la mitad del siglo XIX, la fotografía comenzó a cambiar la manera en que la moda y la mujer se veía a sí misma. Los que trabajaban en la pornografía fueron los primeros en usar la nueva tecnología, tomando fotos de mujeres desnudas para postales, donde las modelos posaban en posiciones que recordaban a los desnudos clásicos, pero calzando tacones altos de la edad moderna.

Por todo ello, se puede decir que los valores que imperan actualmente en nuestra sociedad son herencia del giro que dieron todas estas costumbres en el período ilustrado. Ahora mismo existe un encarnizado debate entre diversos sectores de la población, especialmente dentro del feminismo, por vincular su uso a una naturaleza machista no exenta de polémica. Y las mujeres en la actualidad disfrutan de usar tacones y los hombres de comprarlos sólo para ellas, mientras ellos calzan botas cómodas sin tacón alto. 


Hermilys Fontanive

Hermilys Fontanive

Licenciada en Comunicación Social, mención Publicidad y Relaciones Públicas. Locutora. Asesor(a) en Investigación. Presidente de la Fundación Deportiva y Educativa Somos Más para la Formación y Capacitación (Fundesforca) en Venezuela.

Tambien podes mirar

Internacional

19 de agosto Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

Internacional

Semana Mundial del Agua

Internacional

Nacho y Greeicy fueron premiados con un disco de platino

Internacional

Amazonia en llamas