Post

¿Desaparecerán las luciérnagas?

La contaminación lumínica y los pesticidas pueden acabar con ellas


Fuente: Neus Palou

Imagen: Luciérnagas volando en su hábitat natural (fergregory / Getty Images/iStockphoto)

 

Todos los días leemos noticias sobre las enormes consecuencias que provoca la contaminación del aire o la contaminación por plásticos a los animales y sus hábitats, pero la contaminación lumínica, aunque menos popular, es también muy nociva. De hecho, es una de las tres amenazas que podría acabar con las luciérnagas.

Existen más de 2.000 especies de luciernagas o lampíridos (Lampyridae) en todo el mundo que se están viendo afectadas por la acción del hombre. Estos insectos están amenazadas por la pérdida de su hábitat, el uso de plaguicidas y sorprendentemente, por el exceso luz artificial. Estos tres factores han elevado su espectro de extinción.

Así lo recoge un estudio llevado a cabo por la Universidad de Tufs (Japón) que se ha encargado de evaluar todas las amenazas de las luciérnagas y otros insectos locales, sacando la conclusión de que la vulnerabilidad de las especies está en peligro.

Las luciérnagas requieren un entorno concreto para poder desarrollar su ciclo de vida, y en cuanto su hábitat se ve destruido o modificado, se producen drásticas disminuciones de población.

Avalon Owens, coautor del estudio, alerta que “la contaminación lumínica estropea los rituales de apareamiento de las luciérnagas”. Estas, para aparearse, dependen de la bioluminiscencia para poder encontrar y atraer a sus parejas, por lo que la luz artificial puede afectar gravemente en estos procesos.

Los autores del estudio también advierten sobre el uso generalizado de pesticidas en la agricultura, algo que daña intensamente a los insectos que viven bajo tierra o bajo el agua, como las luciérnagas que lo hacen durante la fase larvaria.

Para comprender mejor que amenazas enfrentan las luciérnagas, el equipo dirigido por Sara Lewis, profesora de biología en la Universidad de Tufts, encuesto a expertos en luciérnagas de todo el mundo para evaluar las amenazas más importantes de la supervivencia de sus especies locales.

Su artículo, publicado en la revista Bioscience, advierte sobre el futuro de estos insectos, destacando amenazas específicas y la vulnerabilidad de diferentes especies en las regiones geográficas.

Según los encuestados, la pérdida de hábitat es la amenaza más crítica para la supervivencia de la luciérnaga en la mayoría de las regiones geográficas, seguida de la contaminación lumínica y por último los pesticidas.

“Algunas luciérnagas son amenazadas especialmente cuando desaparece su hábitat porque necesitan condiciones especiales para completar su ciclo de vida. Por ejemplo, una luciérnaga de Malasia (Pteroptyx tener), famosa por sus pantallas de flash sincronizadas, es especialista en manglares”, explica Lewis.

Un estudio anterior sobre luciérnagas de Malasia reveló las disminuciones drásticas en esta especie después de que su hábitat pasara de ser un manglar, a unas plantaciones de aceite de palma y granjas acuícolas.

La luz artificial se ha extendido a todo el mundo y en las últimas décadas ha aumentado considerablemente su presencia e intensidad.

Para Owen este exceso de luz artificial “interrumpe los biorritmos naturales, incluido el humano. También arruina los rituales de apareamiento de las luciérnagas”.

Las luciérnagas dependen de la bioluminiscencia para atraer a sus parejas, y demasiada luz artificial puede interferir con estos intercambios de cortejo.

Además, el actual cambio a luz LED es mucho más nociva para estos insectos porqué es demasiado brillantes. “Más brillante no es necesariamente mejor”, dice Owens.

La mayor parte de la exposición a insecticidas ocurre durante su fase larvaria. Las luciérnagas pasan hasta dos años viviendo bajo tierra o bajo el agua.

Los insecticidas como los organofosforados y los neonicotinoides están diseñados para matar las plagas, pero también tienen efectos sobre los insectos beneficiosos. Si bien se necesita más investigación, la evidencia muestra que muchos insecticidas de uso común son perjudiciales para las luciérnagas.

Los autores del estudio quieren mostrar estas amenazas y evaluar el estado de conservación de las especies de luciérnagas en todo el mundo, para que se puedan tomar medidas para preservarlas.

“Nuestro objetivo es hacer que este conocimiento esté disponible para los administradores de tierras, los encargados de formular políticas y los fanáticos de las luciérnagas de todo el mundo”, señala el coautor Sonny Wong, de la Sociedad de la Naturaleza de Malasia. “Queremos mantener a las luciérnagas iluminando nuestras noches durante mucho, mucho tiempo”, concluye.


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Internacional

19 de agosto Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

Internacional

Semana Mundial del Agua

Internacional

Nacho y Greeicy fueron premiados con un disco de platino

Internacional

Amazonia en llamas