Post

NASA probará el primer inodoro espacial

de 23 millones de dólares


El primer inodoro espacial de la NASA en décadas —un retrete de titanio de 23 millones de dólares más adecuado para las mujeres— será probado en la  Estación Espacial Internacional antes de un eventual viaje a la Luna.

Está guardado dentro de un carguero que debió despegar la noche del jueves desde Wallops Island, Virginia. Sin embargo, el lanzamiento se abortó con solo dos minutos restantes en la cuenta regresiva. Northrop Grumman dijo que se realizaría un nuevo intento la noche del viernes siempre que los ingenieros hayan averiguado qué salió mal.

Con un peso de unos 45 kilogramos (100 libras) y apenas 71 centímetros (28 pulgadas) de altura, el nuevo retrete tiene aproximadamente la mitad del tamaño de los dos inodoros rusos que se encuentran en la estación espacial. Es más pequeño para que quepa en las cápsulas Orion de la NASA que llevarán a los astronautas a la Luna dentro de pocos años.

Los residentes de la estación lo probarán por unos meses. Si todo sale bien, el inodoro estará disponible para el público en general.

Luego de que SpaceX envió astronautas a la estación espacial y se tiene previsto que Boeing haga lo mismo en menos de un año, se necesitan más retretes. El nuevo estará en su propio sitio junto a uno viejo en el lado estadounidense de la estación.

Los viejos retretes son más adecuados para los hombres. Para que las mujeres estén más cómodas, la NASA inclinó el nuevo asiento del inodoro y lo hizo más alto. La nueva forma debería ayudar a que los astronautas se acomoden mejor para hacer sus necesidades, específicamente para la evacuación de sólidos, de acuerdo con Melissa McKinley, la directora del proyecto en el Centro Espacial Johnson.

“Limpiar un desastre es algo importante. No queremos que nada se salga o escape”, comentó.

Ir al baño en el espacio podría sonar como algo sencillo, pero “a veces las cosas simples se vuelven sumamente complicadas” sin la gravedad, dijo el astronauta de la NASA Mike Hopkins, comandante de la segunda tripulación de SpaceX, que se tiene previsto despegue el 31 de octubre del Centro Espacial Kennedy.

Los dos astronautas actuales de la Estación Espacial Internacional, Chris Cassidy e Iván Vagner, son los encargados de estrenar y poner a prueba la última obra de ingeniería de la NASA. La misión consta de capturar la cápsula, anclarla, sacar el inodoro e instalarlo en la Estación Espacial Internacional. Luego, el inodoro "diseñado" podrá pasar su prueba de fuego.

El retrete incluye un embudo para la orina y también un separador de doble ventilador. Este separador especial consigue crear un flujo de aire que atrapa las deposiciones aunque no haya gravedad suficiente. Gestionar los desechos es relevante al ser un espacio tan reducido como el de la Estación Espacial Internacional. Además, la orina posteriormente se recicla para obtener agua, de ahí que vaya por un embudo separado.

Fuente: Diario Las Americas / MejorInformado


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Tecnología

El silencio de otros gana dos Emmys

Tecnología

Deepfake o Ultrafalsos

Tecnología

Investigadores crean un elastómetro

Tecnología

Medicina personalizada: