Post

Así afrontaron las redes sociales la desinformación

en 2020


Para las empresas que administran las redes sociales el 2020 ha sido un año fuerte. Las compañías que dirigen estas plataformas han tenido que lidiar con cadenas de desinformación ligadas a grupos de odios, el coronavirus y con las elecciones presidenciales de los Estados Unidos.

Sin embargo, para algunos, estos esfuerzos no fueron suficientes. De hecho, el medio de noticias Mashable cataloga la gestión de Facebook, YouTube y Twitter durante el 2020 como mediocre. El sitio destaca la incapacidad de estas plataformas para frenar hilos de desinformación. Entonces, ¿sus medidas han frenado o fomentado la desinformación?

¿Cómo atacaron las redes sociales las teorías conspirativas?

Como bien se sabe, estos activistas son considerados peligrosos, ya que se valen de las redes sociales para incitar a la violencia. Internautas que han ganado popularidad entre la comunidad 2.0 por señalar a altos funcionarios del gobierno de participar en actos satánicos, pedofilia e incluso en historias antifascistas.

Pero, ¿cómo hicieron las plataformas sociales para afrontar a las teorías conspirativas? YouTube suprimió miles de videos relacionados con grupos de odio y violencia. Facebook, por su parte, eliminó más de 1500 perfiles relacionados con QAnon. Lo mismo ha hecho Twitter.

El COVID-19 no recorrió solo el mundo. Lo hizo acompañado de la desinformación. Tras la detección del coronavirus en China, se propagó la información de que había sido creado en un laboratorio como un arma biológica.

Desde entonces, muchas personas se han resistido a creer en la veracidad del SAR-CoV-2 y se han dedicado a esparcir por la comunidad 2.0 datos errados al respecto. En vista de esta situación, empresas de tecnologías que hacen vida en internet actualizaron sus políticas para evitar que se compartiera información sin basamento.

Incluso, Twitter instó a muchos de sus usuarios a que se detuvieran un momento a pensar, antes de retuitear. Asimismo, Google, en las secciones de búsqueda creó un apartado para que las personas se mantuvieran informadas respecto al COVID-19.

Un estudio de la Universidad de Columbia reveló  que “las pautas cambiantes detrás de COVID-19 han convertido a la pandemia en un objetivo habitual de desinformación, y estas falsedades pueden volverse difíciles de detectar cuando las personas comparten indiscriminadamente noticias sobre COVID-19 no verificadas en las redes sociales”.

Ahora, con la salida de las vacunas de Pfitzer y Moderna intentan hacer lo mismo. Aunque, el miedo y la desconfianza siguen latentes. Situación que estas mismas cadenas de desinformación han generado.

Las redes sociales representan un instrumento más para hacer campaña. De hecho, puede ser una herramienta de doble filo. Para muestra, durante la campaña presidencial del 2016, Hillary Clinton fue víctima de las redes y de cadenas de desinformación. Estas se usaron para desprestigiarla ante sus seguidores. Aun cuando se descubrió que la información difundida era falsa, ya la idea estaba sembrada en las mentes de las personas.

Para evitar esa situación, durante la reciente campaña electoral de EE.UU, las redes tomaron medidas más drásticas. Hasta el punto de bloquear y tachar varias publicaciones de los políticos, de Trump por ejemplo. Esta situación se volvió tan controversial, que republicanos manifestaron descontento y parcialidad por partes de las plataformas sociales.

Entonces, ¿qué hicieron mal las redes sociales durante el 2020?

En el caso de las limitantes a las teorías conspirativas, las medidas llegaron tarde. ¿Por qué? Actualmente estos grupos gozan de mucha popularidad y ha sido bastante difícil evitar que jueguen con la mente de las personas.

En cuanto a las cadenas de desinformación sobre el COVID-19 y el tema político, los etiquetados en las publicaciones, más que evitar cadenas de desinformación generan debates. Una forma de mantener interacción en las redes. Las redes se crean para con este propósito. ¿No crees?

Mashable agrega que Facebook fue bastante “temeroso”. La compañía de Zuckerberg se cohibió de responder a las fuertes acusaciones que hicieron en su contra por “sesgo anti-conservador”. Hasta el punto de permitir que Trump y su equipo “hicieran lo que quisieran”.

Aunado a ello, una información publicada por el Centro para la Lucha contra el Odio Digital indicó que de las “912 publicaciones en Instagram, YouTube y Twitter por desinformación” que su grupo de voluntarios marcó como alarmante. “Solo uno de cada 20 fue eliminado”.  ¿Insuficiente? Parece que sí.

Aunque, estas plataformas sociales parecen haberse esmerado para afrontar las situaciones señaladas anteriormente, su gestión no fue suficiente. Sin embargo, se espera que mejore para el 2021.

Fuente: TekCrispy


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Tecnología

El primer tratamiento que convierte la luz azul en potentes mecanismos

Tecnología

Deepfake o Ultrafalsos

Tecnología

Investigadores crean un elastómetro

Tecnología

Medicina personalizada: