Post

Tostadas de tomate y queso mozzarella o camembert

Receta fácil para un desayuno, cena o aperitivo


Tan simple como deliciosa es la bautizada como tostada Estela de tomate, o más bien tosta de Estela, pues es la adaptación de una receta del restaurante Estela de Manhattan, obra del chef Ignacio Mattos. En Estados Unidos, el sándwich de tomate y mayonesa es un emparedado clásico con aires nostálgicos, pero aquí se le da una vuelta para convertirlo en una tostada perfecta para desayunos, almuerzos, aperitivos meriendas o cenas. Entra bien a cualquier hora.

Cuatro son los componentes básicos: pan, queso cremoso francés, tomate y aceite de oliva virgen extra. Los autores que adaptan la receta original de Mattos recomiendan usar un pan tipo pumpernickel, pero que no es el mismo que podemos encontrar en la mayoría de supermercados, el llamado “pan negro” alemán, muy húmedo y compacto. Lo mejor es elegir un pan multicereales o con semillas o pan sándwich integral, de miga densa sin demasiados alveolos, preferiblemente con parte de centeno.

En cuanto al queso, la idea es sustituir la mayonesa por un tipo mozzarella  o camembert, que se suave o  que se pueda extender como si fuera queso de untar. Una buena alternativa, más fácil de repartir por el pan y más suave, son las cremas de queso francés. El tipo de tomate queda al gusto, pero hay que procurar que sean aromáticos y jugosos.

Ingredientes:

8 Pan de centeno o de semillas (rebanadas, cantidad orientativa)

1 Diente de ajo

Queso Mozzarella, Camembert o brie, bien cremoso, o en formato crema

4 Tomate maduro pero aún firme, muy aromático

Sal gruesa o en escamas

Aceite de oliva virgen extra

Pimienta negra molida opcional

Preparación:

Si no conseguimos pan de sándwich, cortamos el pan en rebanadas de medio centímetro de grosor, aproximadamente. Calentar a fuego fuerte una buena sartén de hierro o parrilla, y repartir un chorrito de aceite de oliva por su superficie. Inmediatamente, depositar el pan, presionando al principio para que se tueste bien. Girar y tostar de la misma forma por el otro lado, agregando algo más de aceite si fuera necesario.

Cortar el diente de ajo por la mitad y frotarlo en una de las caras de cada rebanada de pan. Untar con queso, sin la corteza o colocar rebanadas de queso mozzarella.

Lavar, secar y cortar los tomates en rodajas no muy gruesas. Si es posible, combinar varios tipos de tomate diferentes, repartir sobre la capa de queso, dejar unos minutos a fuego bajo y disponer en platos o una fuente. Regar con buen aceite de oliva virgen extra y aderezar con escamas de sal y pimienta, según el gusto.

Todo depende de cuándo vayamos a degustar estas tostadas de tomate, pues se adaptan a cualquier momento del día. Son perfectas para un desayuno salado acompañado de nuestro café preferido, encajan sin problemas en un brunch más completo o como aperitivo o entrante, en formato más pequeño. Si son más generosas, podemos acompañarlas de una ensalada o algo de pescado a la plancha para la cena, solas es una excelente comida.

Fuente: Liliana Fuchs / Directo al Paladar


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Gastronomia

LA AREPA VENEZOLANA

Gastronomia

Ensalada César venezolana

Gastronomia

Día Mundial de la Arepa

Gastronomia

Donas Caseras