Post

Ensalada de garbanzos y tallo de brócoli

Receta ideal para comer solos


Un bote pequeño de garbanzos cocidos en la despensa nos solucionará fácilmente la comida sin tener que encender ni un fuego. Es un recurso práctico cuando nos toca comer solos, pero con el que es fácil multiplicar cantidades si somos varios en casa, o si queremos tener sobras. Esta simple ensalada está llena de sabores frescos y nos permite aprovechar el tallo o tronco del brócoli, lleno de nutrientes y fibra.

Si no tienes tallos de brócoli en la nevera siempre puedes añadir una cebolleta o cebollín picada o cortada en juliana o plumas, mejor si se deja reposar en agua muy fría para que pierda parte de su fuerza y quede más crujiente. Otro buen sustituto es el calabacín crudo o el pepino, también refrescantes y crujientes. ¿Aborreces el cilantro? Utiliza perejil bien fresco o cebollín.

Ingredientes:

Garbanzos cocidos en conserva o caseros, escurridos 200 g

Brócoli medianos (tallos) 2

Tomate cherry o 1 mediano 4

Pepinillo pequeño 3

Cilantro fresco manojo 1

Ajo granulado al gusto

Tomillo seco o fresco, al gusto

Limón 1

Aceite de oliva virgen extra

Pimienta negra molida

Sal

Preparación:

Escurrir los garbanzos con suavidad bajo el grifo del agua y secar bien. Si se tienen ganas, pelar a mano para que la ensalada sea mucho más agradable en textura, y más digestiva. Una ración de garbanzos se hace rápidamente, apretando cada legumbre con suavidad. Disponer en una fuente.

Lavar y secar muy bien el cilantro, sin necesidad de retirar completamente los tallos, muy aromáticos. Picar a conciencia a cuchillo, y añadir a la fuente. Cortar con un buen cuchillo el exterior de los tallo de brócoli, hasta dejar el núcleo central, casi blanco y muy tierno. Picar en cubitos pequeños, y añadir.

Lavar, secar y trocear o picar los tomates. Picar también los pepinillos escurridos, y añadir todo a la fuente. Aderezar con ajo, tomillo, sal y pimienta al gusto. Añadir el zumo de limón y parte de su ralladura.

Aliñar con un chorro de aceite de oliva virgen extra, remover bien y probar. Ajustar los aderezos al gusto y refrigerar hasta el momento de consumir. Será más sabrosa si la dejamos reposar un par de horas, pero es mejor no servirla helada.

Esta ración generosa de ensalada de garbanzos es suficiente para dejar a una persona media más que satisfecha, sin sensación de pesadez pero bien saciada. Se puede completar con algún grano o cereal de guarnición, siendo ideal el cuscús, la quinoa, el mijo o el arroz basmati. Un complemento que le va muy bien es el chucrut, o un poco de ensalada crujiente de col. Así podríamos servir dos raciones más que aceptables, mejor aún si tenemos buen pan en la mesa.

Fuente: Liliana Fuchs / Directo al Paladar


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Gastronomia

LA AREPA VENEZOLANA

Gastronomia

Ensalada César venezolana

Gastronomia

Día Mundial de la Arepa

Gastronomia

Donas Caseras