Post

Torta de chocolate Jack Skellington

Receta de Halloween


La película Pesadilla antes de Navidad la considero más navideña y ya un clásico para el mes de diciembre, pero el mundo de personajes y estética que puso de moda es típico para explotar en octubre, con Halloween a la vista. El rostro de su personaje es ya un icono y lo bueno que tiene es su simpleza, ya que nos permite trasladarlo a casi cualquier receta. Un buen ejemplo es esta tarta de chocolate Jack Skellington, muy sencilla y muy aparente.

El pastel tiene poco misterio, usando una base simple pero sabrosa de bizcocho de chocolate y una decoración a base de crema de queso. Por cierto, los intolerantes a la lactosa estamos de enhorabuena, cada vez hay más alternativas al queso crema para nosotros en el mercado. Si no quieres usar colorante para teñir el queso se podría emplear chocolate negro fundido.

Ingredientes:

Harina de repostería 70 g

Cacao en polvo 25 g

Sal una pizca

Mantequilla sin sal 75

Esencia de vainilla 2 ml

Huevos 4

Azúcar 75 g

Queso crema 200 g

Azúcar glasé 50 g

Colorante alimentario negro

Preparación:

Precalentar el horno a 180ºC y preparar un molde redondo demontable, de unos 20-22 cm de diámetro. Cubrir el fondo con papel sulfurizado y engrasar los laterales con mantequilla o aceite. Derretir la mantequilla y reservar.

Tamizar la harina con el cacao en polvo y la sal dos o tres veces, para evitarlos grumos. Disponer los huevos con el azúcar en un recipiente y batir con batidora de varillas hasta que dupliquen o tripliquen su tamaño. Añadir la harina con el cacao y mezclar con varillas, a mano. Incorporar la mantequilla y la vainilla, y mezclar con suavidad.

Llenar el molde, romper con cuidado las burbujas de la superficie usando una espátula y hornear durante unos 20-25 minutos, hasta que al pinchar en el centro con un palillo salga limpio. Esperar 10 minutos fuera del horno, desmoldar y colocar boca abajo sobre una rejilla para que se enfríe.

Escurrir el posible líquido del queso crema y batir con unas varillas en un cuenco. Añadir el azúcar glasé tamizado y batir hasta incorporarlo. Cuando el bizcocho esté frío, disponer una capa redonda en la parte superior sin llevar a los bordes. Usar una espátula para dejarlo liso. Mezclar el resto del queso con colorante negro y dibujar la cara de Jack Skellington con una manga pastelera.

La tarta Jack Skellington es perfecta para tener un detalle divertido en fechas cercanas a Halloween o a Todos los Santos, sin tener que complicarnos demasiado. Se puede mantener a temperatura ambiente, mejor en un recipiente hermético, el día en que se haya horneado, pero es preferibe guardar lo que sobre en la nevera.

Fuente: Liliana Fuchs / Directo al Paladar


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Gastronomia

LA AREPA VENEZOLANA

Gastronomia

Ensalada César venezolana

Gastronomia

Día Mundial de la Arepa

Gastronomia

Donas Caseras