Post

Cómo asar batatas o boniatos en el microondas

Receta fácil, rápida y saludable


Junto con el de las castañas, el olor a boniato o batata asada es uno de los que más nostalgia despiertan cuando llega el frío. Siempre recuerdo a mi abuelo asando boniatos directamente en la lumbre de su casa del pueblo en las noches más frías, convirtiendo el tubérculo en una cena de lo más humilde, pero tremendamente reconfortante.

Hoy es más difícil disponer en casa de una buena chimenea de leña o para asarlos, pero quedan los boniatos también estupendos cocinados en el microondas. Mucho más rápidos que al horno, en pocos minutos podemos disfrutar de un alimento delicioso para tomar tal cual o incorporar a muchos platos.

Ingredientes:

Batata o boniato del tamaño deseado 1

Pimienta negra molida

Sal gruesa

Mantequilla (opcional)

Aceite de oliva virgen extra (opcional)

Preparación:

El tiempo final dependerá del tamaño y del grosor del boniato que usemos, y de la potencia de nuestro microondas. Lavar y secar parcialmente los boniatos, frotándolos con un cepillo para tubérculos o retirando los restos de raíz y tierra que puedan tener.

Pinchar varias veces con un tenedor o cuchillo afilado por toda su superficie y colocar en un plato o recipiente apto para el microondas. Introducir en el aparato, colocar una tapa adecuada y programar a máxima potencia durante 5 minutos si son pequeños, 8-10 sin son más grandes.

Con cuidado de no quemarnos, destapar y comprobar el punto de la pulpa pinchándolo con el cuchillo; debería estar muy tierno por todas partes. Si aún ofrece resistencia, voltear y programar de nuevo en intervalos de 30 segundos, o de 1 minuto si estuviera demasiado duro. Un ejemplar muy grande puede necesitar unos 10-12 minutos, más aún si cocinamos dos a la vez.

Por sí solo el boniato es una delicia de lo más simple, recién hecho y servido tal cual, con un corte longitudinal para ir sacando la carne tierna. Resulta riquísimo con una nuez de mantequilla, dejándola fundir con el calor residual, escamas de sal gorda y pimienta negra, o un buen chorrito de aceite de oliva virgen extra.

También podemos mezclar la pulpa con queso rallado, añadir hierbas frescas al gusto o pelarlo y usarlo para preparar una especie de puré machacado con el tenedor y bien aliñado. Si permanece un poco firme tenemos la opción de cortarlo en rodajas o cubos para servir como guarnición, saltear o combinar con otras verduras y tomar con huevo escalfado. Además, la pulpa muy tierna, triturada, se puede usar como si fuera puré de calabaza en recetas dulces y saladas.

Fuente: Liliana Fuchs / Directo al Paladar


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Gastronomia

LA AREPA VENEZOLANA

Gastronomia

Ensalada César venezolana

Gastronomia

Día Mundial de la Arepa

Gastronomia

Donas Caseras