Post

Pechugas de pollo al horno

Receta súper jugosas


Si hay una parte del pollo que es favorecida y fácil de cocinar, esa es la pechuga de pollo. Además es económica y muy baja en grasa, perfecta para cuidar la dieta. Sin embargo la ausencia de grasa conlleva una falta de sabor y también sequedad a la hora de cocinarlas, sobre todo si las hacemos al horno.

Para unas pechugas de pollo jugosas podemos recurrir a empanar y freír o guisar en alguna salsa, pero entonces multiplicamos sus calorías y el efecto dieta desaparece. Sin embargo, conseguir que las pechugas de pollo al horno queden súper jugosas, con mucho sabor y que sigan siendo ligeras es posible. Con la preparación de esta receta les contamos cómo.

Algo tan simple como un baño de salmuera es nuestro secreto para que las pechugas al horno queden súper jugosas. Y embadurnarlas en especias la clave para que, además, adquieran un sabor espectacular. El proceso es sencillo y el resultado magnífico.

La salmuera es la mezcla de agua y sal, con una concentración de sal superior al 5%. Es una excelente manera de salar alimentos de forma homogénea y aportar un plus de jugosidad. Para prepararla solo hay que disolver el porcentaje de sal elegido (7,5% en nuestro caso) en el agua. Así de fácil. Se puede usar con verduras, carnes y pescados, en nuestro caso pechugas de pollo.

Ingredientes:

Pechuga de pollo 2

Agua tibia 1 litro

Sal 75 g

Aceite de oliva virgen extra 20 g

Zumo de limón 5 ml

Mostaza de Dijon 30 g

Pimienta negra molida una pizca

Pimentón dulce 2 cucharaditas

Pimentón picante 1/2 cucharadita

Comino molido 1/2 cucharadita

Ajo en polvo 1/2 cucharadita

Preparación:

Limpiamos bien las pechugas, retirando las grasas y los tendones, y secamos con papel de cocina. Disolvemos la sal en el agua dentro de un recipiente amplio y sumergimos las pechugas, que queden totalmente cubiertas. Dejamos reposar en la salmuera entre 30 minutos y una hora. Si hace calor, mejor en la nevera.

Transcurrido el tiempo de reposo retiramos las pechugas de la salmuera. Colocamos en una fuente de horno, bien secas, y rociamos con el aceite de oliva virgen extra. Añadimos el zumo de limón, la mostaza y una pizca de pimienta negra. Espolvoreamos con el resto de especias (los dos tipos de pimentón, el comino y el ajo en polvo) y frotamos las pechugas por todos lados para que queden bien cubiertas.

Introducimos la fuente con las pechugas en el horno, precalentado a 200ºC con calor arriba y abajo, y cocemos durante 25-30 minutos. Volteamos a media cocción para que se hagan de manera uniforme. Retiramos del horno, cortamos en rodajas y servimos inmediatamente.

Estas pechugas de pollo jugosas al horno se pueden servir recién hechas, tal cual, o esperar a que enfríen para filetearlas y comerlas en frío en una ensalada o bocadillo. Cualquier guarnición le irán bien, desde el clásico arroz blanco a patatas fritas o asadas, hojas verdes, verduras o lo que nos apetezca. A mí me gusta tomarlas con puré de manzana asada.

Fuente: Carmen Tía Alia / Directo al Paladar


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Gastronomia

Pan integral en microondas

Gastronomia

Coliflor y papas con aceite de ajo

Gastronomia

Ponquesitos de avena y mantequilla de maní

Gastronomia

Bizcocho de limón y moras