Post

Galletas Saludables

Receta con dos ingredientes


Lo más probable es que si lo que queremos es gastar los plátanos muy maduros en vez de tirarlos, busquemos una opción rápida que no nos lleve demasiado tiempo. Pero eso no quiere decir que no podamos conseguir una receta deliciosa y saludable. Este es el caso de estas galletas para las que solo necesitaremos plátano, avena y 30 minutos.

Antes que nada hay que confesar que estas galletas no son las que yo les recomendaría para servir un café a unos invitados. Son unas galletas nutritivas destinadas a aquellos que no quieren renunciar al placer de acompañar su merienda o desayuno con algo rico y sano aunque sea muy sencillo.

Están elaboradas sin azúcar, ni huevos, ni leche, ni harina; admiten pequeños añadidos según el gusto y nuestras necesidades, para quien quiera un punto más de sabor o de crujiente.

Ingredientes:

Copos de avena finos 100 g

Plátano maduros 2

Frutos secos o pasas (opcional)

Preparación:

Comenzaremos precalentando el horno a 190ºC con calor arriba y abajo y preparamos dos bandejas aptas para horno forradas con papel sulfurizado o con una lámina de silicona.

Seguidamente mezclamos en un bol los copos de avena con los plátanos maduros y vamos machacándolos con un tenedor hasta formar una pasta junto con la avena. Si queremos añadirle unas nueces, pasas o arándanos deshidratados es el momento, yo en esta ocasión les añadí uvas pasas.

Con una cuchara vamos depositando montoncitos con la misma cantidad de masa separados unos de otros. Si queremos galletas planas le pasamos un rodillo por encima de otro papel de cocina que pongamos encima de las bolas de masa sino podemos dejarlas tal cual y nos quedarán unas galletas con más volumen.

Horneamos durante 20 minutos, si no las hemos aplastado, y 15 si las hemos dejado finas. Una vez fuera del horno estarán blandas, hay que dejarlas durante diez minutos encima de la placa para después pasarlas con cuidado a una rejilla y esperar a que enfríen.

Las cookies de dos ingredientes nos permiten darnos un capricho dulce a cualquier hora del día sin remordimientos. Son ideales para el desayuno, con un vaso de leche, bebida vegetal o café, donde casi sin darnos cuenta incluimos la fibra de la avena en nuestra dieta. También son perfectas para llevar al trabajo de tentempié por la mañana sustituyendo a las clásicas barritas de una forma más natural y porque no decirlo, también más económica.

Fuente: Esther Clemente / Directo al Paladar


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Gastronomia

Medallones de quinoa

Gastronomia

Bizcocho de limón y moras

Gastronomia

Coliflor y papas con aceite de ajo

Gastronomia

Ponquesitos de avena y mantequilla de maní