Post

Sorbete de limón con vino espumoso

La receta clásica


Para las cenas familiares y las reuniones de amigos, me gusta preparar alguna bebida refrescante ideal para tomar antes de los postres. En estas ocasiones, la receta de sorbete de limón con vino espumoso es estupenda y ya que además de lo rico que está, nos sirve para limpiar nuestro paladar y las papilas gustativas de la lengua para continuar con el menú.

En ese sentido, podemos servirlo a los postres o como transición entre los entrantes y el principal, sirviendo en ese caso un vaso de chupito, cantidad suficiente para apreciar su sabor y limpiarnos antes de probar el plato de asado de carne o pescado, tradicional en estos banquetes.

Ingredientes:

Vino espumoso (cava) botella 1

Azúcar 250 g

Limón 6

Agua 150 ml

Preparación:

Comenzamos exprimiendo el zumo de los limones. Después colamos el zumo para retirar la pulpa. Después, mezclamos el zumo con el vino espumoso, removiendo para eliminar el gas en la medida de lo posible.

Por otro lado, preparamos un almíbar ligero calentando en una olla el agua y el azúcar de la misma forma que cuando queremos hacer la receta americana de la limonada casera. Cuando rompa el hervor, dejamos cocinar durante un minuto, añadimos la cáscara de dos limones bien lavada y dejamos enfriar.

Añadimos el almíbar una vez frío y colado al bol donde tenemos el vino espumoso y el zumo de limón. Removemos bien y lo vertemos en bandejas metálicas o boles guardándolos en el congelador durante una hora transcurrida la cual, comenzaremos a batirlo.

Con unas varillas, removemos el sorbete para evitar que se congele en bloque, consiguiendo el efecto de un granizado. Dejamos de nuevo en el congelador y tras otra hora, lo batimos de nuevo hasta conseguir que quede casi líquido. Servimos en copas individuales y las adornamos con ralladura de cáscara de limón.

El sorbete de limón con vino espumoso, es una receta ideal para comidas de celebraciones, y se puede guardar en el congelador durante una hora o dos antes de su degustación. Se puede servir como postre digestivo y refrescante, o como chupito para tomar entre plato y plato, si la comida es abundante. Si se quiere acompañar, con unos bombones resulta perfecto.

Fuente: Pakus / Directo al Paladar


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Gastronomia

LA AREPA VENEZOLANA

Gastronomia

Ensalada César venezolana

Gastronomia

Día Mundial de la Arepa

Gastronomia

Donas Caseras