Post

Dos recetas de salsas con base vegetal

Cremosa de calabacín y pesto morado


Las salsas son acompañamientos que no siempre se merecen el calificativo de poco saludables. Elaborar salsas con una buena base vegetal, con ingredientes reales y con el punto justo de sal es una buena opción si nuestro objetivo es ir hacia una alimentación con más vegetales y menos carne además de reducir o eliminar el consumo de salsas ultraprocesadas.

Ya seas más de salsas cremosas o de salsas frescas y aromáticas, cualquiera de las dos salsas que te proponemos en esta oportunidad te gustaran mucho, además de que podrás realizarlas en muy poco tiempo y conservarlas varios días.


Salsa cremosa de tofu y calabacín

El calabacín es un antioxidante potente, además de ser una de las verduras con menos calorías: concretamente 17 Kcal por cada 100 gramos. Su contenido en agua es alto y entre los valores nutricionales destacan minerales como el calcio, el magnesio y el potasio.

En cuanto al tofu, es un pasta a base de semillas de soja, agua y coagulante. Se conoce también como queso de soja por su semejanza en la producción así como en la forma ya que se hace a partir de la coagulación de la leche de soja. Es rico en calcio y contiene además los ocho aminoácidos esenciales.



Ingredientes:

1 Calabacín

1 Cebolla pequeña

5 Dientes de ajo

200 gramos de Tofu

2 tazas Leche de soja

Harina integral de avena

2 cucharadas Levadura tradicional

2 cucharadas Sal

Pimienta negra al gusto

½ limón Zumo

2 cucharadas de Aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Comenzamos preparando una sartén junto al aceite de oliva doramos la cebolla y los ajos pelados y picados.

Transcurridos 3 o 4 minutos añadimos el tofu en trozos y el calabacín en cubos, mejor si es con piel para que aporte más sabor. Una vez que los ingredientes estén dorados los movemos hacia los lados de la sartén y en el centro incorporamos las dos cucharadas de harina integral, removiendo hasta que esté tostada.

En ese momento incorporamos la bebida de soja caliente y comenzamos a remover hasta que se vaya espesando.

Tras 5-7 minutos aderezar con sal y pimienta y trasladar al vaso del robot de cocina, añadir la levadura nutricional y triturar durante unos dos minutos incorporando a la mitad el zumo de limón. Reservamos.


Salsa pesto con albahaca morada

La albahaca es un potente antioxidante que ayuda a minimizar el impacto de los radicales libres, protegiendo los tejidos del envejecimiento prematuro. Además tiene propiedades antiinflamatorias y efectos antibacterianos. Aporta también vitamina C, betacarontenos y minerales.

La que se utiliza generalmente en gastronomía es Ocimum basilicum, típica de climas tropicales (cálidos y muy húmedos). La más habitual se conoce es la hoja de lechuga, con una hoja ancha y un sabor fresco a la par que dulzón. En el mediterráneo pueden encontrarse las de hojas más finas y alargadas y la albahaca morada o púrpura, muy llamativa, además por su color, porque sus hojas están ligeramente dentadas.

El anacardo, se conoce también como caju (cashú), castaña de cajú, marañón, nuez de la India, merey, cajuil… La proporción de grasa sana es mayor que en el cacahuete, los piñones, los pistachos, las nueces, las pipas de calabaza o las pipas de girasol. El cobre y el magnesio, dos minerales que escasean en la dieta de muchas personas, se hallan en abundancia en el anarcado.

Ingredientes:

Albahaca morada

2 tazas Albahaca verde

1 taza Anacardos crudos

100 gramos Sal

Pimienta negra al gusto

Gotas zumo de limón

⅓ taza Aceite de oliva extra virgen

1 diente pequeño de Ajo


Preparación:

Para elaborar un buen pesto lo mejor es tener a mano un mortero. Con el conseguiremos extraer todo el sabor de las ramas aromáticas y conseguir una textura cremosa insuperable.

Si carecemos de mortero no tenemos más que usar una batidora o licuadora, o bien de pie, de vaso o robot, en el colocaremos todos los ingredientes y procedemos a triturar. A mí me encanta sentir el crujiente de los frutos secos y encontrarme los trocitos y esa es la textura idónea, es decir no es necesario triturarlo en exceso.

Rectificamos de sal y lo conservamos en un tarro hermético en refrigeración. Si no queremos que se oxide en exceso podemos cubrir la superficie con un hilo de aceite de oliva virgen extra.

Estas salsas son tan sumamente versátiles que puedes usarlas para:

- Pastas.

- Acompañamiento de vegetales asados o cocidos (espárragos, berenjenas, pimientos, etc.).

- Papas o patatas asadas.

- Pizzas

- Base para complementar cremas de verduras.

- Para untar en el pan de tus sandwiches o bocadillos y... ¡para todo lo que se te ocurra!

Si no eres vegano y quieres un toque lácteo puedes incorporar en ambas recetas un toque de queso parmesano. ¡Tan bien les quedara muy bien!

Fuente:

https://www.abc.es/bienestar/alimentacion/recetas-saludables/abci-recetas-salsas-mejoran-cualquier-plato-cremosa-calabacin-y-pesto-morado-202107220145_noticia.html#vca=mod-sugeridos-bienestar-p3&vmc=relacionados&vso=dos-recetas-de-salsas-que-mejoran-cualquier-plato-cremosa-de-calabacin-y-pesto-morado&vli=noticia.foto.bienestar

 

carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Gastronomia

Bolitas dulces de zanahoria

Gastronomia

Bizcocho de limón y moras

Gastronomia

Coliflor y papas con aceite de ajo

Gastronomia

Ponquesitos de avena y mantequilla de maní