Post

Salsa de anacardos con brócoli

Receta saludable


Comenzamos el día compartiéndoles está receta de brócoli con salsa de anacardos, una opción muy saludable y muy fácil de preparar, además de muy sabrosa. El brócoli es una vegetal con un gran valor nutritivo, pues aporta al organismo vitaminas (vitamina C, B1, B2, B3 y B6, pero sobre todo una gran cantidad de provitamina A, principalmente en forma de beta-carotenos), y minerales como el calcio, el potasio, el selenio, el fósforo, el magnesio y el hierro. Su alto contenido en hierro, en clorofila y ácido fólico, hacen del brócoli un alimento muy recomendable para personas con anemia ferropénica. Ayuda a eliminar el colesterol malo del organismo lo que protege la salud del corazón y previene las enfermedades cardiovasculares.

Asimismo, el anacardo es un fruto muy estimado en América Latina, donde se lo conoce como manzana de acajú, ciruela dorada o marañón. El motivo del nombre reside en su forma de corazón invertido, que se lo dio el monje y naturalista francés André Thevet (“ana” significa “hacia arriba” y cardium “corazón”). Las principales propiedades con las que se relacionan los anacardos son la disminución del riesgo de aparición de enfermedades cardiovasculares, mejora los niveles de colesterol y refuerza el sistema inmune. «También, debido a su composición en calcio y magnesio, mantiene un buen estado óseo. Se puede consumir como fruta fresca, en ensaladas de frutas o para elaborar zumos o mermeladas, por ejemplo. La nuez del anacardo: después de tostada se puede comer directamente como fruto seco o utilizarse como ingrediente en preparaciones culinarias, postres y en la industria alimentaria.

Esta crema de anacardos la puedes hacer con una textura más espesa o líquida en función de nuestros gustos y dependiendo para qué la vayas a utilizar, es decir, le podemos añadir más agua para conseguir una salsa ligera con la que aliñar una ensalada o bien reducir el agua para conseguir esta crema espesa para gratinar cualquier vegetal o como “paté” para poner sobre una tostada o dipear con vegetales crudos.



Ingredientes:

150 g. de anacardos remojados

1/2 taza de agua

El zumo de 1 limón o 1 cucharadita de vinagre de manzana (sin filtrar)

1 diente de ajo o 1 cucharadita de ajo en polvo

Sal marina (1 pizca)

Pimienta negra (al gusto)

1/2 cucharadita de curry

1/2 cucharadita de jengibre molido

1/2 cucharadita de cilantro molido (o 4-5 semillas de cilantro)

2 Cucharadas de aceite de oliva virgen

Para realizar el plato completo necesitamos brócoli, recomendamos unas avellanas o frutos secos al gusto.


Preparación:

Comenzamos por blanquear el brócoli, para ello, ponemos a hervir agua abundante con sal en una cazuela. Al romper el hervor, colocamos el brócoli que previamente habremos lavado y troceado. En el momento en el que vuelva a recuperar el punto de ebullición (no más de 2-3 minutos) retiramos del fuego, escurrimos y traspasamos el brócoli a un bol con agua lo más fría posible, para cortar la cocción. Esto nos permitirá conservar al máximo los nutrientes, disfrutar de una textura “al dente” y prescindir de olores y sabores desagradables (los que provoca el cocinar en exceso algunos vegetales, especialmente las coles).

Para la salsa, colocamos en nuestra batidora de vaso o bien en el vaso de nuestra licuadora, los anacardos remojados y escurridos, el agua, la sal y  las especias, el ajo,  el zumo de limón y comenzamos a triturar a velocidad máxima durante 1 minuto aproximadamente, sin dejar de batir incorporamos solo  al final el aceite muy poco a poco de forma que consigamos una emulsión perfecta y el resultado sea una salsa con más cuerpo y volumen. Como les comentábamos podemos optar por una textura más ligera o más espesa, a nuestro gusto.


Colocamos la salsa sobre nuestro brócoli blanqueado en un recipiente para horno y colocamos sobre ella unas avellanas picadas y semillas de sésamo, según el gusto particular. Gratinamos durante unos minutos. El gratinado es opcional, en este caso nos provocaba comer un plato caliente, pero serviría perfectamente para comerlo frío.

Es una salsa  de lo más versátil, además de saludable ya que nos sirve para enriquecer a nivel nutricional un plato sencillo incorporando grasas de buena calidad presentes en los anacardos y el aceite de oliva, además de proteínas de origen vegetal.

Fuente:

https://24zanahorias.com

 

carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Gastronomia

Bolitas dulces de zanahoria

Gastronomia

Bizcocho de limón y moras

Gastronomia

Coliflor y papas con aceite de ajo

Gastronomia

Ponquesitos de avena y mantequilla de maní