Post

Medallones de quinoa

Receta saludable


La quinoa no es más que una semilla, pero con características únicas al poder consumirse como un cereal, por eso, la llamamos también pseudocereal. Respecto al aporte calórico, la quinoa es semejante o levemente superior a un cereal, pues contiene menor cantidad de hidratos.

La quinoa es un pseudocereal muy nutritivo. Es el único alimento vegetal que contiene todos los aminoácidos y vitaminas esenciales. Puede ser consumida sin problemas por celíacos al no contener gluten. Su bajo valor glucémico la hace apta para personas con problemas de diabetes.

Es por ello, que aunque me gusta usar la quinoa en ensaladas, sobre todo mezclada con alguna legumbre o con arroz, me suele antojar mucho más en sopas y guisos. Claro que en verano esos platos no son muy recomendables cuando aprieta el calor, así que desde que probé por primera vez estos medallones de quinoa suelen ser mi opción preferida en esa época.

Mezclando la quinoa cocida con huevo batido, hierbas y especias, y pan rallado, se obtiene una masa que podemos modificar al gusto con pequeñas variaciones y ajustar a nuestra conveniencia. Recomiendo no hacer los medallones muy grandes, mejor como si fueran mini hamburguesas, para cocinarlos sin problemas a la plancha. Son muy ricos por sí solos o con alguna salsa ligera, también sobre una base de ensalada o como picoteo.



Ingredientes:

340 g de quinoa cocida aproximadamente

4 huevos

1 cebolla

2 dientes de ajo

2 cucharadas de copos de levadura de cerveza o queso

1 cucharada de perejil picado

1/2 cucharadita de sal

1/2 cucharadita de tomillo

1/2 cucharadita de orégano

1/4 cucharadita de comino molido

Un poco de pimienta negra

100-120 g de pan rallado

Aceite de oliva virgen extra


Preparación:

Podemos usar quinoa que nos haya sobrado de otra receta, o directamente cocinar una nueva ración. Como explicamos aquí, primero hay que lavarla muy bien sobre un colador con agua, enjuagándola hasta que salga limpia. Después es recomendable tostarla en una olla sin aceite para que se seque y coja mejor aroma. A continuación se cocina con el doble de volumen de agua y una pizca de sal. Una vez esté hirviendo, se tapa, se baja el fuego y deja cocinar unos 15-20 minutos, según indique el paquete. Después se cuela y se presiona con un tenedor.

Para los medallones, picamos la cebolla, los dientes de ajo y el perejil. Batimos ligeramente los huevos y mezclamos bien con la quinoa en un recipiente mediano. Añadimos la cebolla y los ajos picados, la levadura o queso, la sal y todas las especias, mezclando un poco. Incorporamos el pan rallado poco a poco, trabajando bien la masa hasta conseguir una textura homogénea. Tiene que ser húmeda pero maleable, que permita formar pequeñas porciones compactas. Agregar más pan rallado o un poco de agua si hiciera falta. Si se deja reposar en la nevera un rato es más fácil de trabajar.

Tomamos cucharadas de masa y formamos los medallones, más o menos del mismo tamaño, preferiblemente no muy grandes. Cubrimos el fondo de una buena sartén o plancha antiadherente con aceite de oliva. Calentar a fuego medio y cocinamos 5-6 unidades cada vez, dejando que se doren bien por un lado unos 7 minutos. Damos la vuelta y cocinamos por el otro lado, hasta que estén bien doradas. Colocamos sobre papel absorbente mientras cocinamos el resto.

Estos medallones de quinoa se pueden servir como plato principal, aperitivo o segundo plato, dependiendo de las raciones que tomemos. En verano me gusta comerlos simplemente con una ensalada fresca, pero también son deliciosas con pisto, verduras asadas o acompañando alguna pieza de pescado o carne. Se pueden guardar en un recipiente hermético y también admiten congelación, tanto antes como después de cocinados.

Fuente:

https://www.vitonica.com/recetas-saludables/medallones-de-quinoa-receta-saludable

carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Gastronomia

Cremoso de naranja y plátano

Gastronomia

Bizcocho de limón y moras

Gastronomia

Coliflor y papas con aceite de ajo

Gastronomia

Ponquesitos de avena y mantequilla de maní