Post

Recomendaciones para tu rutina diaria

Para activar tu cuerpo y tu cerebro


Fuente: Javier Romera

Un estudio indica que existe una relación directa entre una mayor productividad y hacer ejercicio 30 minutos al día tres veces por semana. Los nutricionistas también recomiendan beber mucha agua, pues ayuda al cuerpo a eliminar toxinas y a reforzar el sistema inmunológico, previniendo resfriados y gripes.

Aunque las prisas y el estrés diario nos empujen a cocinar menos y a comer peor, recurriendo a sándwiches o a otros alimentos fáciles, hay que hacer un esfuerzo por elaborar menús equilibrados. Una buena organización puede ayudar a que llevemos la comida preparada todos los días y no tengamos que recurrir a restaurantes, comida de máquina o supermercados. Asimismo, hay que evitar almuerzos con pastelería y otras grasas saturadas, lo recomendable es cocinar, a ser posible, sin sal. También debemos comenzar el día con un desayuno saludable, optando por cereales integrales y alimentos naturales sin demasiada azúcar.

La frase sin un café al levantarme no soy persona, puede empezar a tener los días contados. Numerosos estudios han derribado el mito del café a primera hora de la mañana, para situar el consumo de esta bebida casi al mediodía. Esto es debido, según a un informe de Kaiku sobre hábitos saludables, a los picos de cortisol, la conocida hormona de la alerta, que el cuerpo experimenta en ciertos momentos del día. 

Conocer estos picos evitará combinarlos con la cafeína, y nos permitirá mantener el cuerpo en un equilibrio de atención y concentración, en lugar de una situación de estrés o hiperactividad, cuyas consecuencias inmediatas serían una reducción de nuestra productividad en la oficina. Según señalan desde Kaiku, las horas en las que el cortisol afecta están entre las 8 y las 9 de la mañana, de las 12 m a las 1 pm y desde las 5 a las 6 de la tarde. En definitiva, las mejores horas para tomar un café son a las 11 y a las 4 de la tarde.

¿Qué comer para empezar el día con el cerebro a pleno rendimiento? Los huevos son una gran fuente de una vitamina denominada colina, principal responsable de mejorar la memoria; los yogures, con su alto contenido en proteínas y probióticos, perfectos para un buen tránsito intestinal y como hidratantes comestibles, alimentos antioxidantes como los arándanos, que mejoran la coordinación motora. 

Y todo ello, por supuesto, sin olvidar tampoco los lácteos. Distintas investigaciones ponen de relieve un dato contundente: el consumo de lácteos de forma diaria favorece el seguimiento de dietas más saludables y de mayor calidad nutricional. Además, y aunque no suponen un aporte superior de energía, sí que aportan algunos nutrientes frecuentemente deficitarios en la dieta como el calcio, el zinc, el magnesio o las vitamina B2 y  D.

Para evitar picos de glucosa que afectan de forma rápida y efímera a nuestro cerebro los conocidos bajones de azúcar, lo ideal es mantener una cantidad de alimentación moderada durante todo el día. Para ello, es necesario comer varias veces al día se recomiendan cinco, evitando las bebidas carbonatadas y azucaradas o productos pesados, ya que fomentarán la sensación de cansancio y decaimiento. 

En el estudio realizado por Kaiku se asegura que para ello es fundamental tomar productos ligeros y digestivos como los lácteos sin lactosa o las frutas, que además de aportar los nutrientes necesarios, mejorarán las digestiones, haciéndolas menos pesadas. Son productos básicos a tener en cuenta para rendir más, y mejor, en nuestro puesto de trabajo, sobre todo si pasamos mucho tiempo sentados. Los azúcares y las grasas saludables, son necesarias para que nuestro cerebro se mantenga a pleno rendimiento.

Para seguir con la mente despejada y mejorar la concentración, nada como incorporar alimentos como las espinacas, de alto poder antioxidante y que pueden mejorar la capacidad de aprendizaje y retención, grasas saludables como la contenida en los aguacates, perfectos para la salud de nuestro cerebro y las almendras que mejoran la capacidad de nuestra memoria. Los expertos y nutricionistas aconsejan no excluir prácticamente ningún alimento si se quiere seguir una dieta saludable. Aunque es cierto que algunos alimentos son más sanos que otros, lo que hay que hacer es priorizar los primeros y evitar el exceso de los segundos, pero sin necesidad de eliminar nada. En este sentido, no hay ninguna duda de que la dieta mediterránea es un claro ejemplo de una ingesta variada y equilibrada. En cualquier caso, es fundamental también, más allá de la dieta, realizar ejercicio físico, de acuerdo con nuestra edad y capacidades.

Hay que empezar por desmontar los mitos que hay con el picoteo. Los nutricionistas dejan claro que picar es beneficioso, pero siempre que se haga de una forma adecuada. ¿Y cuál es la ideal? Por ejemplo, con verduras fáciles de comer como las zanahorias, para mantener los niveles de azúcar a raya; nueces y anacardos, que gracias a su contenido en grasas omega-3, omega-6, vitaminas y magnesio, ayudan a controlar el apetito y mejorar el humor y chocolate negro que con sus propiedades antioxidantes, que incrementa la producción de endorfinas, imprescindibles para mejorar la concentración.



carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Gastronomia

LA AREPA VENEZOLANA

Gastronomia

Ensalada César venezolana

Gastronomia

Día Mundial de la Arepa

Gastronomia

Donas Caseras