Post

Nuestra Señora de Coromoto

Patrona de Venezuela


Cuenta la historia que los españoles llegaron a la región de Guanare hacia fines del siglo XVI. El 3 de noviembre de 1591, el Capitán Juan Fernández de León, fundó la ciudad del Espíritu Santo del Valle de San Juan de Guanaguanare, hoy ciudad de Guanare. La devoción a la Virgen de Coromoto se centra en un grupo de indígenas de la región, la tribu de "los Cospes".

Esta tribu, con la llegada del hombre blanco, decidió partir del lugar para poder continuar con sus costumbres. Abandonaron sus tierras y se dirigieron al noroeste de la ciudad de Guanare, a un paraje cercano a la ribera del río Tucupido, donde por muchos años, vivieron apartados de la ciudad.

Un 8 de septiembre de 1652, el cacique Coromoto y su mujer atravesaban una corriente de agua y vieron una Señora de extraordinaria belleza que les dijo en su idioma: “Vayan a casa de los blancos y pídanle que les eche el agua en la cabeza (el bautismo) para poder ir al cielo”.

El cacique, impresionado por el suceso y queriendo cumplir con los deseos de la Señora, comunicó las noticias de la aparición al español Juan Sánchez, quien pasaba por ese lugar porque estaba de viaje.

Ambos se pusieron de acuerdo y los indígenas fueron a vivir en un sector de tierra formado por el ángulo de la confluencia de los ríos Tucupido y Guanaguanare.

El español informó a las autoridades de la Villa lo que había ocurrido y ellas dispusieron que los indígenas se quedasen en ese lugar, y nombraron a Juan Sánchez como su encomendero. Allí vivieron por un tiempo para ser instruidos en la religión cristiana. Pero el cacique no logró adaptarse a su nueva forma de vida y decidió volver al bosque, junto a su familia.

Antes de que se marcharse el cacique, un suceso marcaría el comienzo de la devoción a la Santísima Virgen de Coromoto. Un 11 de septiembre se le apareció por segunda vez al indio Coromoto en 1652, la virgen vuelve a aparecer en el bohío, en presencia de Coromoto, su mujer, su cuñada Isabel y un sobrino de esta. (Es, por cierto, la única vez que la Santa Virgen aparece a una familia). El cacique coge la flecha y apunta para matarla. Como la virgen María se le acercó, Coromoto tira la flecha e intenta empujarla, pero ella desaparece, dejándole en la mano un pequeño pergamino con su imagen.

La reliquia de la Virgen de Coromoto mide 27 por 22 mm y es una impresión o pintura sobre pergamino (papel de seda). La Madre de Dios aparece pintada de medio cuerpo y está sentada sosteniendo al Niño Jesús en su regazo. La Madre y el Hijo miran de frente con sus cabezas coronadas. Dos columnas unidas entre sí por un arco forman el respaldo del trono que los sostiene. Su apariencia es como la de haber sido dibujada muy finamente como un retrato en tinta china a base de rayas y puntos. La Virgen cubre sus hombros con un manto y un velo que cae simétricamente sobre sus cabellos.

Al enterarse de lo ocurrido, Juan Sánchez mandó que fuese recogida la imagen, la cual colocó en su casa. Allí la Virgen era venerada por todos los pobladores de la región de Guanare. En el año 1654, por orden del vicario Diego de Lozano, la imagen fue llevada al templo de la ciudad de Guanare. La fecha del 11 de septiembre fue tomada por la Iglesia Católica para la adoración de “Celeste y Principal Patrona de Venezuela”.

Después de ocurrir la aparición, el cacique partió al bosque y al ver que la santísima Virgen no había logrado nada con él, permitió que lo mordiera una serpiente venenosa. Entonces volvió su corazón a Dios y comenzó a pedir el Bautismo, el cual le fue administrado por un Barinés que pasaba por ahí. Al bautizarse se convirtió en apóstol y pidió a los indios que no se separaran del misionero y que se bautizaran. Como consecuencia de esto, los indios Cospes formaron una comunidad de fieles muy fervorosa.

Durante este tiempo de pandemia se han celebrado las liturgias, momentos de oración y reflexión en las distintas parroquias del país “a distancia”.

“En esta ocasión la madre irá a buscar a sus hijos, ya que la pandemia no permite las reuniones. Las plataformas digitales serán nuestro punto de encuentro con la Señora de Coromoto. No importa dónde estés, nos vemos en Guanare. Este es el tema elegido” dijo el obispo José de la Trinidad Valera Angulo, obispo de Guanare.

Fuente: vaticannews / Venezuelatravel / RadioMundial / evtv / aciprensa


carabobo.net

carabobo.net

Tambien podes mirar

Ciudad

Un evento para guerreros empresariales que no se rinden

Ciudad

Día Internacional de la Juventud

Ciudad

Los abuelos: inyección de felicidad para los nietos

Ciudad

Sixto Rein: pondrá a bailar a los carabobeños este jueves 05 de septiembre