Post

Leer bien y escribir bien

Fórmula para desarrollar “el arte de hablar con elocuencia”


Actualmente la juventud no lee, no se interesa por un buen texto y en ocasiones al hablar o expresarse no lo hacen de la forma correcta. Es importante dar a conocer que en el proceso de comunicación, a veces se olvida que el contacto personal es, en ocasiones, la antesala idónea para forjar una efectiva estrategia a la hora de transponer los mensajes adecuados de forma directa y personal. El arte de la conversación posibilita triunfos en los negocios y en la vida profesional y, sobre todo, nos permite avanzar hacia óptimos niveles de convivencia con nuestros seres queridos y con el resto de la gente que nos rodea.

En tal sentido, una cosa es hablar, y otra bien distinta, comunicar. Lo primero puede hacerlo cualquiera, pero lo segundo tan sólo está al alcance de quienes saben por qué y para qué se dirigen a otras personas. En palabras del filósofo griego Platón (427-347 antes de Cristo), "el sabio habla porque tiene algo que decir; el tonto, porque tiene que decir algo" Pero para saber conversar es fundamental, antes, escuchar atentamente a nuestro interlocutor. El trabajo de convencer empieza, previamente, por ‘saber escuchar’. Cuando uno escucha, aprende y conoce a los demás. No hay otra forma mejor y más efectiva para comunicarse con nuestros semejantes.

Muchas veces las personas que no se entiende es porque no se escuchan. Al escuchar a nuestro interlocutor sabremos, en tiempo real, qué piensa sobre un determinado asunto, lo que nos posibilita insistir en determinados aspectos para dejar de lado aquellos que puedan provocar en las mismas reacciones negativas. Otro factor que entra en juego en el delicado proceso comunicativo es saber convencer a los demás. La persuasión constituye un arte que se basa en la habilidad para estimular en los otros las tendencias que pueden acercarlo a nuestra forma de pensar. Así, el espíritu creativo y la fantasía son elementos importantes para lograr convencer a alguien.

En este sentido y para ser efectivo, es importante no tratar de imponerse, ser agresivo, o dar la impresión de que se sabe todo. Siempre es mejor ser moderado y sensible al planteamiento de nuestro interlocutor. No hay que olvidar que para convencer a alguien de una idea hay que ofrecerle algo a cambio. Además, no se debe caer en el error de ofender la inteligencia ajena. Todo el mundo, en mayor o menor medida, es inteligente, de manera que cualquiera puede darse cuenta, antes o después, si está siendo objeto de algún tipo de manipulación.

Sin duda, el secreto del éxito discursivo está en imprimir a la exposición un tono original. No caer en la rutina o la monotonía. Añadir al discurso elementos que aporten atractivo al mismo. Ser ágil y dinámico. Hablar con alegría y entusiasmo. Poner sentimiento en la charla. Sentir todo lo que se dice y demostrarlo al exponerlo. En definitiva, ser natural y espontáneo. No en vano, el arte de hablar es una parte esencial en todo proceso comunicativo.

Así que no dejes de leer, para que sepas escribir y al combinar esto, podrás hablar de forma adecuada y con elocuencia sobre cualquier tema. 


Hermilys Fontanive

Hermilys Fontanive

Licenciada en Comunicación Social, mención Publicidad y Relaciones Públicas. Locutora. Asesor(a) en Investigación. Presidente de la Fundación Deportiva y Educativa Somos Más para la Formación y Capacitación (Fundesforca) en Venezuela.

Tambien podes mirar

Nacional

LA INMORTAL CARACAS AÚN RECORDADA EN SU ANIVERSARIO 452

Nacional

09 de agosto Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Nacional

Mejora tu fuerza, resistencia, flexibilidad y la circulación sanguínea

Nacional

Las Guacamayas en Venezuela