Post

Estirarse al despertar

Beneficio para la salud


Al dormir nuestro sistema músculo esquelético se relaja y perdemos parte del tono (tensión en reposo) con el que normalmente contamos cuando estamos despiertos.  Estirar al levantarnos de la cama  supone una estupenda manera de  recuperar rápidamente esta fuerza, disminuyendo además la rigidez producida durante la noche. Los estiramientos ayudan al cuerpo a funcionar debidamente, nos sentimos con más energía durante la mañana, y desprendidos  del estrés acumulado del día anterior. Además cuando se duerme, la circulación se ralentiza, por lo que esta acción de extensión de nuestro cuerpo, ayuda a reactivar el flujo sanguíneo  y prepara al cuerpo para el nuevo día.

En efecto, estudios científicos demuestran que el estiramiento regular y  practicado diariamente (con independencia del momento del día en el que se realice) beneficia a la unión del músculo y el tendón, conformando entonces un sistema muscular fuerte y protegido  de lesiones, asegurando  un mejor rendimiento diario.

 

Sin duda, no existe algo tan sabroso que estirar nuestros músculos, por ello la mejor manera de realizarlos según expertos es ya desde la cama, con ligeros estiramientos que nos ayudan a tomar conciencia del entorno, comenzando por los dedos de los pies, moviéndolos suavemente hacia arriba y hacia abajo e igualmente con las manos. Posteriormente, es preferible continuarlos después de la ducha o incluso durante la misma, porque los músculos deben haber alcanzado cierto nivel de irrigación sanguínea. Entonces iremos suavemente estirando los diferentes grupos musculares, prestando atención a nuestra espalda y zona lumbar,  sin forzarlas.



Así pues, no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy y disfruta de estirar tus músculos, eso trae como beneficio lo siguiente:

1.  Activa los músculos, porque el cerebro lanza más señales sobre su estado al estirar y los prepara para la actividad posterior.

2. Disminuye el estrés y produce sensación de bienestar, ya que libera tensión acumulada en los músculos por malas posturas mantenidas.

3. Mejora la respiración mientras vas hacia el estiramiento, a la vez que aumenta la coordinación entre el ejercicio y el ritmo respiratorio.

4. Mejora la conciencia postural. Saber dónde están las distintas partes del cuerpo ayuda a mejorar nuestra coordinación motora entre los distintos músculos y a sentir cómo se comportan para controlar el estiramiento u otra actividad.

5. Ayuda a aumentar la flexibilidad de las articulaciones, ya que potencia las propiedades mecánicas y la comunicación entre los tendones y los músculos, y permite llegar al final del movimiento con menos rigidez.

6. Facilita que la circulación sanguínea aumente en los músculos, mejorando la nutrición y la irrigación en ellos.

Es importante, que sepas que los estiramientos al despertar deben ser muy suaves En posición de estiramiento, los rebotes suaves activan los músculos. También, no aguantar la respiración mientras estiras, porque aumenta la presión intraabdominal y se produce antes la fatiga muscular, mantener buenas posturas durante los estiramientos hace que otras partes no se dañen y es fundamental para que el estiramiento sea efectivo.

Cabe destacar, que el estiramiento te ayuda a aliviar el estrés y la tensión. A veces es difícil salir de la cama por la mañana, especialmente cuando se sabe que te espera un día estresante. Es fundamental que te tomes unos instantes al despertar para estirarte; esto te ayudará a aliviar la tensión y te permitirá enfrentar el día de manera más positiva y activa en todo momento. 

Hermilys Fontanive

Hermilys Fontanive

Licenciada en Comunicación Social, mención Publicidad y Relaciones Públicas. Locutora. Asesor(a) en Investigación. Presidente de la Fundación Deportiva y Educativa Somos Más para la Formación y Capacitación (Fundesforca) en Venezuela.

Tambien podes mirar

Nacional

LA INMORTAL CARACAS AÚN RECORDADA EN SU ANIVERSARIO 452

Nacional

09 de agosto Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Nacional

Las Guacamayas en Venezuela

Nacional

Adquirir una postura correcta al sentarse